Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
4 min para leer 187 veces compartido 22 Comentarios

10 cosas que puedes hacer para desintoxicarte de WhatsApp

La verdad es que no soy la más indicada para hablar de adicción a WhatsApp. Básicamente porque no estoy enganchada. De hecho, soy la clásica que apenas responde a los grupos; es más, apenas tengo grupos. Aunque puede que por ese motivo, sí sea la más indicada para hablaros de algunas cosas que podéis hacer para no usar tanto WhatsApp. 

Whatsapp adiccion androidpit
Supera tu relación con WhatsApp. / © AndroidPIT

1.- Elimina o silencia grupos

Si sois el clásico que siempre, en cada evento o preparación, es el primero en crear el grupo, tenemos un problema. En tu caso lo mejor será que evites ser que el propone la idea. Deja que sean otros. Ese sería tu primer paso. 

Ahora bien, si eres de los que acaba inmerso en miles de grupos, intenta silenciarlos todos o, incluso, si te quieres poner más radical, haz limpieza y elimina los que no sean necesarios. 

En el siguiente tutorial te explicamos cómo eliminar y silenciar grupos de WhatsApp.

2.- Pon en silencio todo 

Y hablando de radicalidad: ¡silencia todas las notificaciones de WhatsApp! Sé tú el que decide cuándo quiere leer un mensaje. Evita lo invasivo que puede llegar a ser recibir mensajes de WhatsApp cada media hora y descubre la tranquilidad que te proporciona el silencio. 

3.- Elimina la aplicación de tu pantalla de inicio

Sí, mejor será que no la veas. Así, podrás evitar el deseo de abrirla y escribir un mensaje sin sentido y para nada importante en uno de los grupos de turno. Esta es una forma sencilla de intentar olvidar la existencia de WhatsApp. 

nexus 5 homescreen apps
¿Dónde está WhatsApp? / © ANDROIDPIT

4.- No hables de WhatsApp

Evita que aparezca en las conversaciones y no pronuncies la palabra WhatsApp. Si alguien empieza alguna conversación con el clásico: "el otro día me enviaron por WhatsApp...". Responde muy dignamente: "¿WhatsApp? ¿Qué es eso?". 

5.- Convéncete de que estás controlado 

No sé vosotros, pero me da la sensación de que con cada nueva función que llega, parece que WhatsApp nos quiere controlar más. Un sencillo ejemplo lo tenemos con el (dichoso) tick azul. Ya no solo bastaba con los dobles ticks, sino que ahora al teñirse de azul se corroboraba no solo que había llegado, sino que había sido leído. Esto desemboca en un sinfín de conversaciones tipo: "¿por qué no me respondiste a WhatsApp?". Por suerte, se puede desactivar y en nuestra lista de trucos de WhatsApp os explicamos cómo.

Evita todas esas molestas conversaciones convenciéndote de que vives alienado a WhatsApp. Siguiente paso: la desintoxicación. 

6.- Sé borde y pon los emoticonos más bizarros

Otra buena manera de conseguir que tu adicción a WhatsApp se disipe es haciendo que tus amigos te dejen de hablar. Solo tienes que comenzar a ser un borde y responder a todos los mensajes sin emoticonos simpáticos o recurriendo a los más perturbadores. Ya verás como las conversaciones disminuyen y si te descuidas hasta los amigos. 

whatsapp adiccion androidpit 2
¡Responde con odio! / © ANDROIDPIT

7.- Vive en el mundo real 

Evita que todo gire en el mundo virtual. Si quieres comunicar algo, utiliza otros medios como, el más clásico de todos, una llamada. Sí, ¿no te acuerdas de que tu smartphone es un teléfono y, por tanto, hace llamadas? 

dont call me
Las llamadas siguen funcionando. Lo prometo. / © ANDROIDPIT

8.- Otra comunicación es posible

Deja claro a tus amigos que si se quieren comunicar contigo y es algo importante, eviten el envío de un WhatsApp. Actualmente existen tarifas planas muy buenas, así que oblígales a que te llamen por teléfono. Si la amistad es importante, deberán respetarlo. 

9.- No lo uses en 48 horas

Si nada de esto funciona puede que tengamos que aplicar contigo medidas desesperadas. ¡No utilices WhatsApp en 48 horas! Está claro que la aplicación es como una droga para ti y por eso lo mejor es tratarla como tal. Nada de consumir WhatsApp, emoticonos y grupos en dos días. ¡Sé fuerte! 

Un buen truco puede ser poner el 'Modo Avión' durante algunas horas, así desconectas del todo.

10.- Usa Telegram 

¿Todavía no conoces Telegram? Déjame mostrarte 5 características que hacen que Telegram sea mejor que WhatsApp. La mejor forma de desengancharse de WhatsApp es dejando de utilizarla, pero puede que quieras seguir comunicándote con el mundo (no abusivamente y teniendo en cuenta siempre que hay que vivir en el mundo real, véase punto 7). En ese caso, utiliza Telegram y de paso convence a tus amigos de que la utilicen también. 

telegram whatsapp
¡No hace falta tener las dos! Con Telegram es suficiente. / © ANDROIDPIT

Si lo has conseguido, ahora te toca difundir la palabra. ¿Podremos conseguir un mundo sin WhatsApp? 

22 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
  • Yo siendo radical ya he encontrado una forma eficaz de desintoxicar a la peña del whatsapp o más que a la peña en general (que cada uno es libre de hacer lo que quiera), a esas personas que cuando estás con ellas parece que estás solo y encima te llaman borde cuando les dices que dejen el movil en paz un ratito.
    La solución: Un inhibidor de frecuencias.
    Y no empezeis que eso es ilegal que os conozco . Jajaja.
    No me refiero a un cacharro que corte la señal a todo a todo el barrio!!!!.
    Con alguno chino barato que anule señales 1.5 metros me basta.
    Seria como llevar una aureola permanente encima mio.jajaja.

  • Hola alguien sabe como desactivar el molesto eco que se produce cuando uno hace una llamada a traves del whatsapp

  • sería tan simple como implementar la opción de "no conectado" aunque tengas los datos activos, pero creo que es demasiado difícil para la tecnología actual :s

  • Y no estamos lejos de nuevas tecnologias.
    Yo apostaria a que el proximo Galaxy S XX es un chip implantado en nuestro cortex cerebral con bateria ilimitada y unas funciones acojonantes.
    Seguro que en ese momento nadie se queja del plastico o el metal.

  • Sin palabras me has dejado Luis Gonzalo!!!!.,
    Parece que has leido mis pensamientos y los has copiado.Hasta en el último punto coincido contigo.

    • Me alegro que coincidamos. Además a mi me da pena ver como las generaciones que vienen, se hacen dependientes de las tecnologías, claro, nos ven a los adultos enganchados. A éste paso, perderemos la capacidad de comunicarnos por el habla y nos saldrán 2 dedos mas en cada mano para escribir mas rápido.

  • Tienes razón. En lo cotidiano nos enganchamos a whastapp y a mi particularmente, no me preocupa que perdamos la capacidad de hablar, que a veces es muy molesto también (Llámame antisocial si quieres). Lo que me preocupa es que la comunicación se está volviendo tan insulsa, que cada vez más creo en la teoría de la involución. Tu recuerdas Fierann, pensando que eres de mi generación, la ultima vez que viste a la gente encontrase por la calle y preguntar por la familia? Esque nos cruzamos con un amigo que nos cuenta por whatsapp la feliz noticia que a sido padre y ni lo vemos!!! Cualquier día, las viejas que salen en mi pueblo al fresco, hablarán entre ellas por whastapp con tablets de 22 pulgadas y prismáticos por anteojos. Que lástima que se pierda el bullicio gallineril y nadie mire a las estrellas del firmamento.

    • Totalmente de acuerdo contigo, es cierto que el WhatsApp (y cualquier app de mensajería instantánea) es muy importante para mantener el contacto con esas personas que aprecias (amigos, familia, etc.) con las que no puedes verte por la distancia, que estén muy lejos de tu ciudad o fuera del país en el que vives. Es muy útil para mantener los lazos de amistad con esas personas que te aportan cosas.
      Lo grave de este caso es cuando hablas con alguien por WhatsApp cuando estáis a tan sólo un par de calles de distancia en lugar de quedar y hablar de muchas más cosas, de forma más privada, y reforzar esa amistad. Peor aún es cuando en el milagroso caso en el que quedáis, la otra persona está más pendiente de su móvil que de la conversación física.
      Personalmente, cuando quedo con alguien, mi móvil se queda en el bolsillo y será raro que salga de ahí, si quedo con alguien es para charlar con la otra persona.
      Hay, a mi modo de ver, una gran falta de control con estas herramientas, que en muchos casos se convierten en una religión: si no tienes WhatsApp, no mereces la pena.
      Al igual que muchos inventos a lo largo de la historia, tienen un inmenso potencial para hacer de nuestra vida algo mejor, pero que se acaban usando de una manera que acaban por perjudicar en una medida mucho mayor a la que el inventor pretendía.
      Mucha gente debería de reflexionar con mucha calma sobre este artículo y leer entre líneas, sacar conclusiones y tener una voluntad lo bastante fuerte como para poner solución.

  • La adicción es mala, pero lo peor es que se vea como normal, la falta de educación o falta de interés hacia la persona con la que estamos cuando quedas y esta constantemente mirando el móvil.
    Y esos grupos que ves en las terrazas que están conversando sobre lo que le han mandado al wasa, o lo que es peor, de cinco, uno hablando por teléfono, tres mirando su móvil y el ultimo mirando lo que escribe el de al lado.
    Patético.
    Y lo mas penoso es, que en los trabajos se consienta tener el móvil a mano como algo imprescindible.
    Les pasare el artículo a dos sobrinas adictas que tengo, aunque no sirva de nada, por la edad son caso perdido, sufren ansiedad cuando se quedan sin batería.

  • dejariamos de usar whatsapp si no existiera el uso de datos, la facilidad y movilidad de comunicacion qe representa esta app fue muy revolucionaria, ahora el punto a considerar aqi es si se toma a whatsapp como un modo indispensable para interactuar con otras personas o solo ser una manera alternativa de comunicarse como en su momento fueron los sms

  • Jeje... yo tengo un grupo en el que somos 3 personas y creo que multitud. En breve les dejo solitos. A mis amistades les gustaría que fuera mas adicto al whatsapp, pero...... normalmente sólo respondo al instante si el mensaje va acompañado de una foto de fuego devorando su casa o una nevera llena de cervezas heladas.

  • Grandísimo el artículo, tiene ese punto de humor y concienciación para los que creen que la tierra no es una bola achatada, sino un bocadillo verde con un teléfono dentro.
    Al WhatsApp no le hago demasiado caso, tengo un total de 6 grupos, y sólo le hago caso (de vez en cuando) a dos de ellos, o cuando tengo algo que decir medianamente coherente (según mis criterios), por lo demás prefiero, si la distancia lo permite, hablar con esa persona cara a cara. Es la forma más eficaz de conocerla y de entender lo que dice.
    Es verdad que existen adictos al WhatsApp, y los puedes reconocer. Algunas de las claves son las siguientes:
    - Si ves a una persona por la calle abarrotada, pegada a su smartphone, chocando contra todos al tiempo que pide perdón, incluso cuando se choca contra una farola, a ella también la pide perdón.
    - La persona con la que estás hablando te envía mensajes de voz y justo después escribe lo mismo que decía.
    - Cuando la persona con la que hablas te reprocha que no has contestado a sus mensajes (es lo que dice Isabel en el artículo), no importa si estabas durmiendo, haciendo otras tareas de cama (ya me entendéis pillines), conduciendo, o siendo operado a corazón abierto. Esa persona jamás te dejará en paz.
    - Has quedado con un amigo o una amiga, y está retransmitiendo en directo por WhatsApp lo que le estás diciendo, no importa que sea a un contacto o a un grupo (estés o no en él). La mayoría de mensajes los pondrá a medias diciendo algo como "me está contando no sé qué de su hermana, noble entiendo". Lo mismo si prestaras atención a la otra persona te enterarías, no crees?.
    -Cuando una persona intenta ligar con otra y le pide el WhatsApp en lugar de su teléfono (que en esencia es lo mismo)
    - Cuando la persona invierte el 85% de su tiempo libre al WhatsApp, y el 15% restante a buscar apps para espiar los WhatsApp ajenos (advertencia, estas apps son un timo, por si alguien de este tipo lee el comentario).
    - Cuando consigues ligar con una persona y te dice que tiene un tatuaje en alguna zona sugerente del cuerpo, la convences para que te lo muestre, y dicho tatuaje es el icono de WhatsApp.
    - Cuando una persona se compra dos smartphones, da de alta dos números de teléfono diferentes y mantiene una conversación consigo misma durante horas.
    - Cuando alguien se agobia ante la posibilidad de un apocalípsis zombie porque no tendría con quien hablar por WhatsApp (se ve que los zombies no saben manejarlo, bendita virtud)
    - Cuando una persona consulta a su operadora si su tarifa le permite hablar por WhatsApp con alienígenas que vivan fueraborda Sistema Solar sin coste adicional (sí los alienígenas saben usar el WhatsApp, y los smartphones, sino cómo creéis que estoy escribiendo este comentario?).
    Creo que éstas son algunas de las claves más importantes para identificar a un adicional WhatsApp, las soluciones las ha expuesto Isabel en el artículo ;).
    :D

  • Yo no tengo adicción al contrario me parece detestable.

  • Muy buen artículo pero creo que la mejor forma es no teniendo WhatsApp (como un servidor) y relacionarse más con el cara a cara con la gente, en definitiva a mi no me va mal así ;)

  • La verdad es que yo si creo que hace falta tener Telegram junto a Whatsapp, porque muchísima gente no tiene Telegram.

  • creo que la única forma que dejaríamos de usar whatsapp es que se caiga el servicio por un par de días jajaja

  • Esto va en serio? ...

Mostrar todos

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK