Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK

Cuando nos dirigimos a la tienda a comprar un smartphone o tablet desconocemos por completo todo lo que se esconde detrás de las palabras Apple, Samsung o HTC. Más allá de la tienda e, incluso, de nuestro conocimiento se libra una de las mayores guerras sobre patentes que, por supuesto, trae consecuencias a Android. 

Dentro de un smartphone se encuentran cerca de unas 250.000 patentes, de las cuales unas 1000 pertenecen a Google, y del resto la gran mayoría pertenece a Apple, lo que le concede una gran ventaja: poder atacar a las compañías de móviles con sistema Android, principalmente Samsung. La última batalla la ganó Samsung, permitiéndole sacar al mercado el Galaxy 10.1.

Mientras la guerra continúa, la mayor proveedera telefónica estadounidense, Verizon, se pone en contacto con, ni más ni menos, el presidente Obama, solicitando protección para que intervenga en el lío legal de Apple con Android y evitar así que se paralice todo el mercado. En la actualidad, la ITC (International Trade Comission, lo que sería la Comisión de Comercio Internacional) es la autoridad de aplicación que controla qué equipos se pueden vender o impedir su venta si otros presentan las patentes de alguno de sus componentes. Así pues, el único que puede interponerse y eliminar los impedimentos comerciales por la ITC es Barack Obama. Verizon a través de este diálogo con el presidente pretende que las resoluciones de la ITC se apliquen por vía legal, donde aquel que pierda la demanda deba pagar cierta suma de dinero, por utilización de patentes, en lugar de tener la prohibición de venta de equipos. Se desconoce aún la respuesta del presidente, por lo que de continuar así, se verían afectados de salir del mercado equipos de Apple, HTC, Samsung, Motorola, Microsoft, RIM y Google.

¿Qué consecuencias puede tener para Android la guerra de patentes?

En el supuesto de que Apple ganara ante los tribunales a Samsung y a HTC existen tres posibles escenarios:

- Pago de canon por cada smartphone que Samsung y HTC produzca. Caso que no afectaría demasiado a los usuarios, puesto que el incremento del precio sería muy bajo.

- Aquellos productos que violen patentes serían retirados del mercado por oden judicial. Opción poco probable, puesto que los jueces suelen tener en cuenta el efecto que esto tendría sobre los consumidores.

- La última consecuencia, la más grave y esperemos la menos probable, sería que Apple negara el uso de patentes a la competencia.

 

 

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK