Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
2 min para leer 14 veces compartido Sin comentarios

La herencia discográfica de Bruce Willis va para.... ¿Apple?

bruce willis apple

Bruce Willis ha protagonizado una de las noticias más escándalosas de la semana pasada al querer denunciar a Apple. Al final todo resultó ser un bulo. De todas formas, gracias a este actor hemos descubierto que toda la música y los vídeos que hemos comprado en iTunes son solo de nuestra propiedad mientras seguimos en vida. Puede que Bruce no le haya declarado la guerra a Apple, pero ahora podríamos hacerlo cualquiera de nosotros.

Para ser un poco más concretos, tenemos que dirigirnos al cuadro de "Condiciones de uso" de iTunes. Sí, me refiero a ese cuadro que casi nunca leemos, tan solo pulsamos "He leído y acepto". Ahora bien, si lo leemos realmente...

Resumiendo lo que dicen estas "Condiciones de uso" es que solo estamos en posesión de este contenido mientras estamos con vida. Lo cual es bastante lógico. Es como si hiciéramos un alquiler de música en Apple hasta el día de nuestra muerte, momento en el cual vuelve a ser contenido bajo licencia propiedad de la compañía. La recién llegada App store de Amazon también presenta las mismas condiciones con respecto sus e-books.

Ahora bien, ¿qué pasa con el legado? Aquí es donde entra en juego Bruce Willis. El actor ha invertido gran cantidad de dinero en conseguir una colección de discos digna de provocar envidia. Un día Bruce se levantó y pensando en lo efímero de nuestra existencia, se dio cuenta que en su testamento debería figurar a quién dejaba toda su biblioteca de iTunes. El nerviosismo es más que comprensible al darse cuenta de que todo el dinero y esfuerzo invertido volvería a manos de Apple.

No creo que el problema sea cuestión de dinero, creo que también es una cuestión de principios. Me parece totalmente fuera de lugar que tengamos que devolver los discos que compramos en iTunes una vez no podamos disfrutarlos más. Es como si cuando un amigo muriese fuéramos a la tienda y devolviéramos todos sus CDs y vinilos. O extrapolando más el tema: es como si compramos una casa y al morir, en lugar de cedérsela a nuestros hijos, familiares o amigos, se la devolviéramos al propietario original. ¿Nos hemos vuelto locos?

¿Qué pensáis de todo esto? Santa Rita, Rita lo que se da no se quita, ¿no?

Si os ha gustado este artículo y la ilustración, os recomiendo leer un poco más de nuestra serie.

14 veces compartido

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK