Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
3 min para leer 8 veces compartido 2 Comentarios

Evolución del teléfono - Cómo ha afectado a nuestra privacidad

evolucion telefono

Los tiempos cambian, y con ellos, los teléfonos. Hemos sido testigos de la rápida evolución de estos aparatos, desde los teléfonos con disco de marcar pasando por los de teclas, los inalámbricos, los primeros teléfonos móviles hasta llegar a los smartphones. En todo momento, este aparato ha escondido neustros asuntos privados pero, dependiendo del momento nuestra intimidad ha quedado más o menos protegida. ¿Cómo ha afectado a nuestra privacidad la evolución del teléfono?

Un teléfono para toda la familia

En algunas ocasiones en mi casa -me imagino que en las vuestras también pasaría- nos hemos peleado mis hermanos y yo por ocupar la línea. Entonces, a menudo saltaba mi madre recordándonos que en su casa sólo había, no una sola línea, sino un solo teléfono para todos. Dicho teléfono estaba situado en el mejor sitio de toda la vivienda: en el medio del recibidor. Esto fue así por mucho tiempo y en muchas casas. Puedo imaginarme que por entonces sería inconcebible que un tiempo más tarde todos tendrían su propio teléfono. Aunque antes de esto, hubo paso entre medias.

Una línea, varios teléfonos

En cierto momento se produjo un paso a tener más privacidad, y fue cuando en muchas viviendas por fin se tenía más de un teléfono. Por entonces, los demás miembros de la familia ya se enteraban menos de tu vida. Eso sí, en el momento en que sonaba el teléfono todos corrían raudos y veloces a ser el primero en contestar por si era para ellos. Por consiguiente, el emisor de la llamada oía 3 "dígame?" a la vez. A él le dolían los oídos y todos los de la familia seguían enterándose de quién te llamaba. Hasta un día todo cambió y tu familia dejó de conocer por fin todas las voces de tus amigos.

Un teléfono para cada uno

Esta transición ha sido lenta y rápida a la vez. Me pareció eterno desde que vi el primer móvil hasta que tuve el mío propio. Ese día llegó por fin, para mí y para el 99% de la gente que conozco. Ahora todos tenemos nuestro aparato del que no nos separamos, con el que podemos irnos a hablar donde queramos y a hacer muchas cosas más, porque los teléfonos han dejado de esconder conversaciones tras de sí, sino mcuhas cosas más.

Un nuevo formato para nuestros asuntos privados

Todos sabemos la cantidad de cosas que podemos hacer con nuestro smartphone, pero me llama la atención la forma en que ese aparatito tan pequeño se ha hecho con todos los objetos que antes recogían nuestra vida privada. Diarios, discos, fotografías, agendas de contactos, etc. han sido cambiados y digitalizados por nuestro terminal. Gran parte de lo que somos y de lo que tenemos está encerrado entre carcasa y pantalla, por lo que en caso de pérdida el disgusto puede ser terrible. ¿Os ha pasado alguna vez? ¿Qué haríais si se perdiera vuestro smartphone?

 

Foto: http://www.flickr.com/photos/saraicat

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
  • jajaja tienes toda la razón, Acaymo. Y si te llamaba alguien a ti siempre ibas a tener que responder a la preguntita de turno de " y ése quién es?" De la que se han librado los adolescentes de hoy!! :P

  • Ahora todos hablan de los fallos en privacidad de Android.

    Huevos era llamar a la tía que te gustaba al fijo con 14 años y saber de seguro que lo iba a coger su padre y no ahora enviando whatsapp.

8 veces compartido

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK