Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
3 min para leer 23 veces compartido 2 Comentarios

HTC One vs. Samsung Galaxy S4 - ¿Cuál sería más fácil de arreglar?

605560 original R B
 © Dieter Schütz - pixelio.de

En la comunidad Android hay muchos manitas. Gente que se atreve a arreglar smartphones como si fuera lo mismo que tapar alguna grieta de la pared. Ambos casos para mí son impensables. Tanto a ellos como al resto de usuarios lanzó la siguiente pregunta: ¿cuál creéis que se podrá arreglar más fácilmente: HTC One o Samsung Galaxy S4?

Gracias a la web iFixit que en un principio fue creada para ayudar a los usuarios de Apple a probar suerte arreglando ellos mismos sus gadgets,  al haber ido incluyendo poco a poco otros dispositivos, hemos podido saber cómo se debería proceder en el caso del HTC One. La autopsia del Samsung Galaxy S4 nos ha llegado por cortesía de Technobuffalo. 

HTC One vs. Samsung Galaxy S4

Al destripar nuestros dispositivos se averigua el grado de dificultad que tendría el arreglarlo por uno mismo. Así hemos descubierto que al HTC One mejor ni tocarlo. Al tener la carcasa unibody hace que al intentar abrirlo se destruya la cubierta posterior. Además, como no se puede retirar la batería, ésta queda atrapada en la placa base, que tampoco es reemplazable por tanto. Según se pueden apreciar en las siguientes imágenes todo está cubierto con una placa de cobre que entorpece en gran medida la labor. Lo peor de todo esto es que si nuestra pantalla sufre de algún arañazo o quiebra por caída será imposible reemplazarla. 

Para ver la galería del HTC pulsa en la primera imagen: 

Como ya podéis suponer en el Samsung Galaxy S4 es más fácil separar una a una sus piezas hasta llegar a lo más interno del dispositivo. Gracias a este afortunado que ha tenido en poder al que será el próximo éxito de Samsung os podemos algunas imágenes de su vídeo. Por desgracia no he podido compartirlo con vosotros. Suficiente para hacernos una idea de lo fácil que es reemplazar cada uno de sus componentes en el caso de que sufran alguna avería. Entre ello la ranura para tarjertas microSD, la ranura SIM, el puerto microUSB, el módulo de cámara... Si en el caso del HTC One la frase era mejor ni tocarlo, el Samsung Galaxy S4 puede invitar a que cualquiera con un destornillador se atreva. 

Screenshot s 4
Para quitar la placa interna solo necesitamos un destornillador. / © TecnhoBuffalo
s4 3
El módulo de la cámara se puede reemplazar sin problemas. / © TecnhoBuffalo
s4 2
 © TecnhoBuffalo

Conclusión

Yo nunca me atrevería a arreglar un smartphone, al ver las imágenes del interior me han parecido auténticos laberintos. De hecho, una vez intenté arreglar la plancha del pelo y dejé sin luz a casi todo el edificio. Sea como sea, estoy convencida de que hay muchísima gente capaz de hacerlo y he aquí otro motivo decisivo a la hora de comprar un smartphone. Puede que el HTC One sea más difícil de arreglar, pero esto viaja de la mano de que es más difícil de romper. HTC ha construidio un smartphone duradero. Aunque estas cosas siempre depende de las manos que lo tengan. El peor supuesto en este dispositivo sería si la batería o la pantalla se estropea. De ser así, quedaría totalmente inservible. En cuanto al Samsung Galaxy S4, sí podemos cambiar todas las piezas con el único incoveniente de que la pantalla podría resultar un poco cara al tratarse de Gorilla Glass. 

Lo mejor para evitar la frase de "la reparación le costaría más dinero que comprarse uno nuevo" es intentar reparar nuestros dispositivos por nosotros mismos. Y aquí una vez más cabe mencionar la obsolescencia programada. 

¿Arregláis vuestros gadgets? ¿Cómo de importante puede ser este hecho a la hora de adquirir un smartphone?

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
23 veces compartido

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK