Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
5 min para leer 49 veces compartido Sin comentarios

El smartphone en las revoluciones del siglo XXI

Las redes sociales y los smartphones, esos grandes aliados en nuestra vida diaria, están ayudando en los últimos tiempos a objetivos mucho más ambiciosos. Sinónimos de la democracia y del poder del pueblo, se han convertido en el arma que derroca gobiernos y une pueblos desde la Primavera Árabe, hasta los sucesos de Turquía esta semana, pasando por el 15M. Hacemos un repaso del papel del smartphone en las revoluciones, un tema que daría para unas cuantas tesis doctorales. 

thekirbsterarab
Cartel de la Primavera Árabe en Túnez / © The Kirbst via Flickr

15M, España

El 15 de Mayo de 2011, también conocido como el día que despertamos de la anestesia, España demostró que sus jóvenes (y no tan jóvenes) tenían una conciencia colectiva y un objetivo común, acabar con los abusos del sistema. Una manifestación en la Puerta del Sol, una represión policial que inundó YouTube, y un espíritu de indignación que unió a todo un país, pese a quien le pese. Aunque el movimiento se ha ido diluyendo, el alma del movimiento sigue vivo y fue un buen aviso de que la paciencia de un pueblo tiene límites. El 15M habría sido una cosa completamente distinta y minoritaria si no hubiera sido por los smartphones y su inmediatez.

15malejandrasalido
Un manifestante en la Puerta del Sol / © Alejandra Salido via Flickr

Frente a algunos grandes medios, sobre todo conservadores, que tachaban al movimiento de radical, las pruebas a pie de calle cerraban unas cuantas bocas. El desalojo violento de la Puerta del Sol y Plaza Catalunya (más de 100 heridos) por parte de la policía, las manifestaciones, la acampada, las concentraciones a diario, quedarán grabadas en nuestra memoría no sólo por los medios oficiales, sino por los miles de vídeos que surcan YouTube. Los smartphones sirvieron para grabar situaciones que han dado lugar a investigaciones, y (muy pocas) dimisiones por la injustificada violencia policial. También permitieron demostrar, al contrario de lo que afirmaba la Policía, que decenas de agentes no llevaban placa identificativa. Las fotos de los usuarios demostraron que era verdad. Para muestra un botón: 

El 15M supuso la revolución definitiva de Twitter y su uso en el smartphone, y descubrió su gran potencial como herramienta para generar corrientes y críticas en masa. Todos estos fueron hasthagas del 15M: #nolesvotes, #democraciarealya, #15m, #acampadasol, #nonosvamos, #yeswecamp, #notenemosmiedo, #tomalaplaza, #globalcamp y decenas más. Durante meses, los Trending Topic mundiales miraban a España, y no por nada bueno. ¿A qué gobierno le hace gracia eso?

Furlinflickr
Concentración de los "indignados" en Valencia / © Furlin via Flickr

Es más, gracias a Twitter y a los vídeos en YouTube que dieron la vuelta al planeta, el fenómeno se contagió a decenas de países, con movimientos como #Occupywallstreet y una invasión de acampadas. Este genial vídeo nos muestra cómo aumentó el tráfico en Twitter durante el mes que rodeó el 15M. Pone los pelos de punta. 

Plaza Taksim, Turquía 

Lo que en principio era una manifestación pacífica para evitar que se construyera un centro comercial en el parque Gezi de Estambul, se convirtió en una lucha contra los abusos antidemocráticos del presidente Erdogan y su partido, al que se le había tolerado todo durante una década. De nuevo, el pueblo se hartó. El gobierno estuvo tan preocupado por la imagen de las manifestaciones que llegó a inhibir la señal móvil en Estambul. Durante la primera noche de manifestaciones no había forma de comunicarse, Estambul estaba sitiada. Esto da una idea del miedo que están empezando a dar los smarthpones. Poco se puede censurar en estos tiempos. Al día siguiente Internet amanecía con cientos de vídeos de usuarios que reflejaban episodios de extrema violencia policial, completamente fuera de control.

La represión en Estambul que invadió las redes sociales se contagió en unas horas al resto del país. No hay ciudad mediana en Turquía que no se haya lanzado a las calles, encontrándose pelotas de goma, chorros de agua a presión, porrazos, hasta gas de pimienta como respuesta. Ya hay tres muertos. Sin las redes sociales, sin los teléfonos de los turcos, el mundo habría permanecido en el oscurantismo de lo que estaba ocurriendo en Estambul y Erdogan no habría tenido que dar ninguna explicación o incomodarse lo más mínimo.  En The Atlantic tenéis una galería de imágenes, muchas de ellas tomadas con smartphones, sobre todos los sucesos de Turquía de los últimos días. No nos gustan nada. Una auténtica batalla campal. 

Primavera Árabe. Egipto, Libia, Túnez, Yemen...

Redes sociales y smartphones (y personas) que derrocan dictadores. Un pueblo harto del gobierno que lo somete se coordina hasta el punto de derrocar un régimen como el de Egipto, Libia y Túnez, es un momento histórico. Los habitantes de estos países se enteraron literalmente de que había que salir a la calle a través de las redes sociales, viendo fotos y vídeos en Internet de miles de usuarios, sobre todo tras ver los vídeos de la represión que estaba teniendo lugar en sus plazas.

Strukyflickrtunez
Manifestantes en Tunez / © Struky via Flickr

Hay decenas de vídeos en YouTube sobre la represión en Egipto o en Libia, que no hemos podido ni publicar. Auténticas brutalidades obviadas por los grandes medios de comunicación que han visto la luz gracias a un smartphone. Hasta hace muy poco, los medios de masas eran los que movían al pueblo, los movimientos sociales "radicales" no encontraban cobijo, era imposible escapar a su influencia y rebelarse. ¿Está cambiando este modelo? ¿Cómo ha aumentado el escepticismo con respecto a los 'Mass Media'? ¿Es Internet el poder del pueblo?

La Primavera Árabe se fue extendiendo como la póllvora también gracias a todo este contenido compartido. 4 países consiguieron derrocar su gobierno y otros 5 han provocado grandes cambios en el mismo. ¿Habría sido posible sin Internet y sin los smartphones? Probablemente no.

MagedHelalEgiptoflickr
Manifestación en la plaza Tahir de El Cairo / © Maged Helal via Flickr

Sin embargo también es importante no exagerar el papel del smartphone en estos sucesos. Lo importante es que han sido una buena herramienta, pero las revoluciones no las hacen los smartphones, ¡las hacemos nosotros!

49 veces compartido

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK