Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
3 min para leer 32 veces compartido Sin comentarios

Archos GamePad - Análisis del híbrido entre consola y tablet Android

archos gamepad

En diciembre Archos decidió lanzar un híbrido entre tablet y consola. Esta GamePad ha estado unas semanas en nuestra oficina y, por tanto, en mis manos unos días. Este dispositivo se puede adquirir por 149 €. Ahora, os invito a descubrir si realmente merece la pena o no en el siguiente análisis.

Botones físicos

He estado usando el nuevo GamePad de Archos un par de días. No sé si usando sería la palabra más indicada o más bien jugando con. Eso es lo primero que se hace al tener una gamepad en las manos. Y es que lo que más llama la atención de este dispositivo son los controles físicos laterales. Al principio me costó mucho acostumbrarme a los controles laterales. Por ejemplo, mientras estaba jugando a Dead Trigger, me costaba mucho controlar el botón de disparo y apuntar bien.

En general, podría afirmar que ambos sticks analógicos son un poco difíciles de utilizar y no funcionan muy fluidamente. El GamePad con sus 7 pulgadas no se convierte en un dispositivo compacto, los botones laterales tampoco son tan fáciles de utilizar como en la PlayStation, donde se hace todo más práctico.

Especificaciones

En un primer momento nos puede recordar a la clásica PSP, pero con la gran diferencia de que la pantalla de la consola de Sony no es táctil y de que la GamePad no es una Play. Con esto quiero decir que no es realmente compacta como lo puede ser la PSP. A pesar de eso, la GamePad de Archos es cómoda de utilizar gracias a unas dimensiones de 229.8 x 118.7mm x 15.4mm y peso de 330 gramos.

Teniendo en cuenta el precio de la GamePad no hay que esperar mucho. La pantalla es de 7 pulgadas, pero desde el principio me dio la sensación de ser más pequeña. Esto puede ser debido a los espacios laterales, que al ser más grandes pueden producir ese efecto óptico. La resolución de la pantalla es de 1024 x 600. No es gran cosa y desde el primer momento se nota.

La sensibilidad de respuesta de la pantalla tampoco es una maravilla. Acostumbrados a pantallas como las de Samsung o ASUS, Archos, desde mi punto de vista, se queda un poco atrás. Por ejemplo, se ve un poco granulada, dando sensación de como si estuviera sucia. De todas formas, mientras estaba jugando no lo aprecié tanto. 

Arriba del GamePad encontramos el botón de volumen, el de encendido, la conexión USB, jack para auriculares y para HDMI.

Si prestamos atención a su procesador de doble núcleo a 1,6 GHz, así como al la GPU de cuatro núcleos Mali 400 MP, podríamos pensar que estamos ante un gran dispositivo en términos de rendimiento. Pues casi. El rendimiento está genial, pero tras un rato de uso el sistema comienza a tartamudear. De hecho, hay ciertas funciones del sistema operativo que no funcionan correctamente. Puede que se deba más a un problema con Jelly Bean.

En cuanto a la batería, no está nada mal. La batería fue capaz de aguantar un día y medio de uso medio intensivo.

Conclusión

Es una buena forma para jugar a los títulos Android, gracias a su sistema incorporado de mapeo. Digamos que es también una forma barata. De ahí, que a lo mejor no tenga las mejores especificaciones. Recomendaría la GamePad de Archos a aquellos que disfruten con los juegos Android, pero que no sean muy exigentes con tema de gráficos y resolución. ¿Qué opináis vosotros? ¿Os convence?

32 veces compartido

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK