Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Opinión 6 min para leer 1 comentario

Si Black Mirror: Bandersnatch es el futuro de Netflix, apago la tele

Lo que Netflix y Charlie Brooker han logrado con este episodio interactivo al estilo "elige tu propia aventura" es una hazaña técnica increíble, pero en el fondo la experiencia me ha parecido frustrante. Si los programas interactivos son el futuro de Netflix, voy a tener que apagar la tele.

Alerta de spoilers: este artículo contiene spoilers menores sobre la trama de Black Mirror: Bandersnatch.

Antes de hacer un análisis crítico y subjetivo de Black Mirror: Bandersnatch, quiero aclarar un par de cosas. Nací en 1986, así que soy demasiado joven para que mi experiencia fuese nublada por el factor nostalgia (Bandersnatch tiene lugar en 1984), pero no tan joven como para que la historia me parezca un drama de época. Hay muchísimas referencias y guiños sutiles a la estética de los años 80; algunos forman parte de mi repertorio, pero otros me los he perdido.

Sin embargo, soy un seguidor de Black Mirror, y un admirador de la obra de Charlie Brooker en general, que se remonta a Nathan Barley en 2005, un programa que en su momento fue escrito como sátira, pero que ahora se siente más como un documental de cámara oculta.

bm1
Black Mirror ha tratado temas tecnológicos como las redes sociales y los bucles de retroalimentación. / © Netflix

Personalmente, estaba bastante emocionado de ver la última entrega de Black Mirror. Siempre me ha parecido que la serie ofrece una visión muy inteligente sobre las nuevas tecnología, posicionándose lo suficientemente lejos en el futuro como para ser ciencia ficción, pero retratando peligros y consecuencias que ya podemos percibir en la actualidad. El resultado siempre ha sido un tono algo oscuro, y la sensación de que las situaciones representadas podrían suceder mañana mismo. Las observaciones sobre la sociedad moderna y la forma en que utilizamos la tecnología suelen ser muy acertadas. Sombrías, pero precisas. Brooker tiene una forna de ver el lado oscuro de las personas que me encanta.

Bandersnatch, que fue dirigido por David Slade, es profundo y está bien pensado. De hecho, hay un final súper secreto donde el protagonista, Stefan, reproduce una cinta en el autobús que no era parte de la selección original. La cinta emite un sonido extraño que, cuando se ejecuta a través de un ordenador ZX Spectrum, produce un código QR. El código lleva a un sitio web, donde puedes descargar una copia gratis y jugable de Nohzdyve, el juego en el que el desarrollador Colin Ritman está trabajando en el episodio.

black mirror bandersnatch 5
Will Poulter como Colin Ritman en Black Mirror: Bandersnatch. / © Netflix (captura de pantalla)

Sin embargo, creo que muchos de estos detalles pasarán de largo para la mayoría de los espectadores. Y esa es la fuente de mi frustración. Mi primer visionado/experiencia (aún tengo que decidir qué término usar para este tipo de medios) comenzó con una emoción vertiginosa. La primera vez que tuve que tomar una decisión y vi al mecánico que escogía en acción pensé: "Vaya, no esperaba que funcionara con tanta fluidez".

Sin embargo, la novedad se desvanece rápidamente y el sistema se vuelve un poco estresante. La libertad dentro de la historia es falsa, porque las elecciones "equivocadas" llevan al espectador a ver la escena de nuevo. En mi caso, incluso después de encontrar el camino "correcto" hacia el final de la historia, he seguido sintiéndome insatisfecho.

El programa logra mostrar al espectador el contenido que se ha perdido de una manera interesante, permitiéndole regresar a ciertos puntos de la historia para tomar otro camino. Sin embargo, las idas y vueltas se convierten en una experiencia estresante y distractiva. Sólo vi mi escena favorita del show, una extraña secuencia de pelea, atando cabos sueltos al final, y fuera de contexto perdió su impacto.

El problema es que, para mí, la televisión es puro escapismo. No importa cuán oscuro o agotador sea un espectáculo, siempre y cuando pueda perderme en ese mundo y dejarlo la realidad atrás, aunque sea solo por 45 minutos. No quiero trabajar, ni comprometerme. Quiero relajarme.

Desde entonces, mi colega Nicholas me ha hablado de una pista que puede ser la respuesta a este problema. Al comienzo del episodio, lo primero que se escucha es una parte del tema "Relax" de Frankie Goes To Hollywood. La canción dice: "Relájate, no lo hagas." ¿Es esto una pista de cómo deberíamos ver el programa? Al dejar el mando a un lado y dejar que el auto-pick haga su trabajo, podríamos ver más contenido y llegar a un final satisfactorio.

black mirror bandersnatch 1
Fionn Whitehead como Stefan Butler en el show. / © Netflix (captura de pantalla)

No es ninguna sorpresa ver a Netflix experimentando con nuevos tipos de contenido. Los expertos de la industria opinan que la plataforma ya ha alcanzado su punto álgido. Alrededor del 45% de los hogares estadounidenses ya están suscritos a Netflix, y el crecimiento es cada vez más difícil. La adquisición de cada cliente nuevo le cuesta a la empresa un promedio de 170 dólares, lo que significa que, a 10,99 dólares por mes, la compañía necesita 16 meses para amortizar cada usuario nuevo. Si dicho usuario cancela su suscripción antes de ese momento, Netflix pierde dinero.

Claro que todavía hay espacio para crecer fuera de los EE.UU., pero Netflix necesita algo nuevo para justificar su elevada valoración. Un gran avance con un nuevo formato, que cambie el panorama general, sería de gran ayuda.

Una de las principales razones por las que Netflix podría estar dispuesto a invertir en este nuevo tipo de formato de contenido es que las películas interactivas son difíciles de piratear. Después de todo, si la historia puede ir en varias direcciones diferentes, los métodos que hacen el trabajo para el contenido lineal no funcionarán. The Walking Dead fue el programa de televisión más pirateado de 2018, a pesar de que las ocho temporadas están en Netflix. Es evidente que todavía hay una audiencia que sólo paga por el contenido si es absolutamente necesario.

black mirror bandersnatch 4
Asim Chaudhry interpreta a Mohan Thakur, el jefe de Tuckersoft (izquierda). / © Netflix (captura de pantalla)

En cuanto a Bandersnatch, no he vuelto a volver a ver el episodio utilizando el enfoque de no intervención mencionado anteriormente, pero si la canción se entiende como una sugerencia intencional, entonces mi argumento de que no es una experiencia de visualización relajante sólo se refuerza. Si esta forma de televisión interactiva es el comienzo de la próxima tendencia en la industria del entretenimiento, entonces sospecho que dividirá a las generaciones. Quizás, a los espectadores más jóvenes y agudos con ganas de intervenir y comprometerse les encantará. Pero es probable que mi generación decida apagar la tele.

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

  • No es casual que situaran la hiatoria en ese año, las aventuras gráficas (como se las llamaba en ese entonces) se dividían entre las que había que teclear y las que solo movias el joystick para cinstruir la acción. Maniac Mansion, con claras alusiones a The Rocky Horror Show entraba en esta última, como contraparte The Hobbit aparecía de vez en cuando alguna imagen estática, mientras tecleabas las acciones que querías realizar. Frankie Goes To Hollywood lanzaba el juego del mismo nombre, donde el objetivo era llegar a Pleasuredome, el premio era justamente el resto del disco, pero durente el juego Relax sonaba casi constantemente, luego llegarían Mision Imposible, Monkey Island, etc. con todo esto queda claro que antes de tu época la mayor diversión en juegos era de aventura (salvo en las casa de fichines (como los llaman en España) donde las de acción eran casi el 100%. De una u otra forma los juegos de computadora fueron reemplazando los programas de TV como principal medio de entretenimiento, justamente por la pasividad. Bandersnatch no es el primer producto de "elige tu propia aventura", ni será el último ni para Netflix ni para otro canal. En la Argentina recuerdo una propaganda qie fue emitida entre dos canales de aire distintos (13 y 11), la propaganda arrancaba exactamente en ambos canales simultáneamente y uno debía elegir, según las decisiones, entre uno u otro canal, de esto ya pasaron más de 10 años. El tema de la piratería es otro tema y no tiene que ver con si es o no pirateable este capítulo, porque adiviná?, exacto!! fue pirateado...y como se vería?, exactamente como vos propones. La piratería no es el problema de la industria, por el contrario el problema de la industria es la industria, el capítulo pirateado de Bandersnatch podría provocar que más gente se suscriba, porque?, porque al verlo completo podrían querer "jugarlo", sentir que pueden elegir, interactuar. Bandersnatch no es el futuro de la TV, el Smart TV es el futuro, la interacción, el diálogo entre el aparato y la persona, el ida y vuelta que hoy es común ver en muchas películas pero que fue pensado en el primer cuarto de siglo parado, para más datos lee 1984 y Farenheit...donde los TV son de doble vía, elemento fundamental para que las "aventuras gráficas" se desarrollen plenamente. podremos ver más contenido de este tipo? si. Mucho más?, no. Porque al igual que el juego, se debe escribir todos los finales posibles, para ello requerir mucho más tiempo de escritura de lo normal, pues al igual que el protagonista, hay que ir pautando cada bifurcación de la historia de forma completa antes de escribir la historia en sí, los tiempos de la televisión no permiten tanto tiempo de desarrollo. Mencionaste que TWD fue el más pirateado a pesar de estar en Netflix, pero...que se pirateo y que estaba disponible en Netflix, porque no recuerdo que se estrene un capítulo simultáneamente en cable y en Netflix, la forma de ver TV va evolucionando, porque los espectadores van forzando el cambio, no al revés. Antes el control remoto era el chico de la casa, la transmisión se cortaba a las 24:00 y solo se veía estática, podías elegir entre 4 ó 5 canales, quizás alguno más si pasabas una palanquita de VHF a UHF o cambiabas la dirección de la antena, solo había 1 televisor por hogar y estaba en el living o el comedor (ah..y la imagen de una familia desconectada que hoy circula echándole la culpa a los smartphone y tablets, en esa época era: El hombre leyendo el diario en un sillón, la mujer tejiendo en otro, el chico panza abajo jugando con autitos a un costaso y la nena a las muñecas al otro, todos esperanlo las 17:00hs que comenzara la transmisión de TV). Esos cambios solo se dieron porque los habitos de la gente los empujo, que a su vez fueron empujados por los mismos cambios en un ciclo de Ouroboros. Te aseguro, que vas a dejar la TV encendida.