Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.
Inteligencia artificial: cuando el análisis de voz puede detectar la depresión
IA 2 min para leer Sin comentarios

Inteligencia artificial: cuando el análisis de voz puede detectar la depresión

La inteligencia artificial permite que la medicina avance a pasos agigantados, tanto en la detección como en el tratamiento. La Universidad de Vermont ha realizado experimentos sobre el uso de la IA en la detección de trastornos de ansiedad y depresión, y los resultados son muy alentadores.

La IA necesita escuchar a un niño hablar durante al menos 3 minutos para determinar si el niño tiene depresión. A modo de comparación, un médico especializado necesita una entrevista de 60 a 90 minutos para hacerse una idea del problema.

¿Cómo lo hace la IA? Si la inteligencia artificial estudia 8 elementos en el habla del niño, tres puntos son especialmente importantes para crear un diagnóstico: una voz generalmente baja, una voz que se vuelve aguda cuando el niño se sorprende y la repetición de ciertas palabras o sonidos. Ellen McGinnis, directora del estudio, explica que "una voz baja y las palabras repetidas son un buen reflejo de la idea de la depresión: hablar con una voz monótona y repetir lo que otros dicen".

medicine technology 03
¿Se convertirá la IA en asistente médico? © PopTika / Shutterstock

Así, un grupo de 71 niños de 3 a 8 años de edad se sometió a la prueba. Tuvieron que improvisar una historia de tres minutos, los investigadores les hicieron creer que sólo se juzgaría la calidad de su historia, mientras mantenían condiciones estresantes. De vez en cuando sonaba un timbre para sorprender a los candidatos, permitiendo que la IA detectara ciertas cosas en el discurso.

La tasa de éxito es del 80% y, con el tiempo, debería seguir mejorando. El siguiente paso importante es, por supuesto, poner esta tecnología a disposición de los gestores sanitarios, por ejemplo, en forma de una aplicación en los smartphones. Esto hará que sea más fácil identificar los riesgos y posiblemente ver problemas que los padres no ven.

Es importante recordar que en medicina el propósito de la inteligencia artificial no es realmente reemplazar a los médicos, sino ayudarlos a hacer sus diagnósticos. El objetivo no es dejar que ella tome las decisiones, otras medidas de detección se llevan a cabo en paralelo (comunicándose con los padres, en particular).

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición