Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

5 min para leer 1 comentario

La revolución de los coches ya está en marcha

Los primeros vehículos autónomos deberían hacer aparición en nuestras carreteras en Europa para el año 2021,. Ante esta tendencia, muchas empresas high-tech, como Apple, Google o Amazon, se han interesado también por el mercado del automóvil, conscientes de que el coche se podría convertir en la nueva piedra filosofal para los contenidos y la publicidad. Sin embargo, los fabricantes de automóviles no han dicho su última palabra y preparan su revolución.

El cambio del automóvil

La llegada, primero, de los coches conectados y próximamente la de los autos autónomos deja la puerta abierta a múltiples usos. Los contenidos se convertirán en uno de los principales asuntos de la industria automotriz en los próximos años y la batalla no ha hecho más que comenzar. El tiempo que no pasaremos conduciendo es valioso para muchas compañías. Los usuarios tendrán más ocasiones y sobre todo tiempo para ver contenido (videos, música, lecturas, investigación...) y para otras actividades (en particular, para las compras en línea). Muchas compañías de alta tecnología así lo han entendido y se han lanzado a la carrera al mercado del automóvil. Las ferias de tecnología se convierten en salones del automóvil y viceversa. Prueba de ello es de nuevo este año el CES 2018 de Las Vegas.

Una de las primeras demostraciones de este desembarco de los gigantes de la tecnología en el mundo de la automoción es el desarrollo del Apple Car y del Android Auto, pero también lo es la generalización de los asistentes de voz como Siri, Google Assistant o Amazon Alexa en los coches. Dado el tamaño del mercado, otras empresas más clásicas también se han lanzado a invertir en el campo y ya ofrecen sus asistentes de voz. Este es el caso, por ejemplo, de Bosch que lanzó Casey, un asistente de voz cuya misión es que conducir sea más seguro y más cómodo. Este sistema de reconocimiento de voz incluye estructuras naturales e incluso puede entenderse con acentos y dialectos, en más de 30 países en todo el mundo.

Los fabricantes, conscientes del peligro

B

Por supuesto, los mayores fabricantes del sector ya comenzaron a invertir en su transformación. El desarrollo de Tesla ha trastornado a una industria que hasta hace unos años era bastante reacia a cambiar. El modelo tradicional que se basa en la propiedad privada de los vehículos está llegando ahora a su fin y los desafíos planteados por las nuevas formas de movilidad, pero también por los vehículos autónomos, está obligando a los fabricantes a acelerar su revolución.

Algunos fabricantes lo han comprendido y se han dado cuenta de que la llegada de los vehículos autónomos hace posible que sus vehículos se transformen, por ejemplo, en verdaderas tiendas con ruedas en las que los pasajeros y los conductores podrían "hacer algún gasto" durante el trayecto. Porque, claro está, los fabricantes de automóviles no se han vuelto más filantrópicos en esta nueva revolución de la era de la automoción.

Renault-Nissan-Mitsubishi, el fabricante de automóviles más grande del mundo en la primera mitad de 2017 anunció hace unas semanas que invertiría 5 millones de euros en un grupo de publicaciones francés (Challenges. Sciences et Avenir, Historia...) "El siguiente objetivo de la industria automotriz es el contenido. O lo tomamos de otro, o nos ponemos nosotros mismos... Lo que no queremos es fabricar cajas vacías listas para que otros actores se beneficien”, declaraba Carlos Ghosn, el emblemático líder del grupo durante el anuncio de la operación.

Queremos evitar experimentar lo que los fabricantes de teléfonos han vivido. No vamos a desarrollar hardware para que otros se aprovechen de todo el valor añadido

De manera que les gustaría ofrecer a los usuarios conocimiento e información popularizados por los medios con productos mezclando bases de datos e inteligencia artificial. "Queremos evitar experimentar lo que los fabricantes de teléfonos han vivido. No vamos a desarrollar hardware para que otros se aprovechen de todo el valor añadido".

mercedes smart iaa
 El Smart Vision EQ ForTwo representa la visión de la movilidad urbana del futuro del fabricante Smart. © AndroidPIT

El auto del mañana será high-tech y estará lleno de servicios

Además de vender un automóvil autónomo, los fabricantes quieren vender servicios a los usuarios. La competencia de los GAFAM (Google, Apple, Facebook, Amazon, Microsoft) es importante y dejarles vía libre es impensable. Renault-Nissan parece partir de una lógica propietaria con un sistema cerrado donde solo los clientes de la marca tengan acceso a un tipo de servicios (y contenidos). Sin embargo, si nos fiamos de las últimas tendencias del Salón del Automóvil de Frankfurt el pasado septiembre, como el Smart Vision EQ ForTwo, tendría más sentido ofrecer un sistema más abierto para que cada uno pudiera encontrar su universo en cualquier vehículo ya que los coches se compartirán cada vez más.

¿Qué pensáis de los cambios en la industria del automóvil? ¿Confiáis en el vehículo autónomo?

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

  • ¡Ciertamente es interesante! ¡Pero tengo una pregunta! ¿Es posible alquilar dichos autos en la República Dominicana? aquí: es.republicapro.com

    ¡Estoy muy interesado en esta pregunta!

Artículos recomendados