Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Por qué el patinete eléctrico compartido es una tendencia que debe desaparecer

Por qué el patinete eléctrico compartido es una tendencia que debe desaparecer

Si has estado siguiendo las noticias tecnológicas del año pasado, no hay necesidad de que te diga que los e-scooters son la última tendencia que se está apoderando de muchas grandes ciudades. Las principales empresas de la industria de la micromovilidad, Bird y Lime, son valorados por miles de millones de dólares y la mayoría de las predicciones para su futuro son optimistas. Sin embargo, también ha habido una gran reacción en contra de estas empresas. 

Sí, la gente se resiste al cambio, a menudo irracionalmente. A veces nos sentimos malhumorados y viejos y simplemente no queremos lidiar con lo nuevo que está alterando nuestros hábitos. Y a veces la gente sólo necesita tiempo para adaptarse antes de aceptar las tendencias de las que inicialmente era escéptica. Sin embargo, quiero argumentar que en el caso de la moda del patinete eléctrico muchos tienen muchas razones para estar molestos.

¿Carril bici o aceras?

Si vives en una ciudad o pueblo que no tiene carril para bicicletas, sabes lo desagradable (y potencialmente peligroso) que es que los ciclistas pasen por delante tuyo a alta velocidad. Ahora, esto también ocurre con los usuarios de patinetes eléctricos, a los que se les permite usar o se les restringe el acceso a la acera. En las grandes ciudades, donde el tráfico peatonal es tan intenso como el tráfico de la calle, esto se está convirtiendo en un problema.

lime 3rd gen
Lime ya no es bienvenida en San Francisco. / © Endgadget

Madrid, por ejemplo, ha aprobado una nueva ordenanza municipal que regula este tráfico. Los patienetes eléctricos no podrán circular por aceras ni por muchas calzadas de la capital española. Por supuesto, también tienen que ceder a los peatones y obedecer las leyes generales de tráfico, pero eso nunca está garantizado, especialmente considerando el hecho de que la mayoría de los patinetes eléctricos ofrecidos por las compañías de alquiler no tienen un velocímetro. Es por eso que entiendo la frustración que mucha gente tiene con esta tendencia.

Sin embargo, el problema no termina ahí. Como los patinetes (o las bicicletas) no tienen intermitentes, a menudo me encuentro con personas que esperan que les lea la mente y se aparten de mi camino al instante, incluso cuando se mueven a altas velocidades. Por no mencionar el hecho de que los e-scooters a menudo se lanzan a la acera indiscriminadamente, lo cual es molesto y potencialmente peligroso. Esta es la razón por la que creo que es necesario mejorar la normativa antes de que las empresas que comparten los patinetes electrónicos puedan introducir sus servicios en las ciudades. El espacio de los peatones también debe ser respetado.

No siempre verde

Uno de los principales puntos a favor de los e-scooters es que son verdes. No hay duda de que son una gran alternativa a los coches, incluso los eléctricos, ya que ocupan menos espacio en la carretera. Sin embargo, no son adecuados para viajes de larga distancia y aparentemente son muy propensos al desgaste.

Según The Information, tanto los scooters eléctricos de Bird como los de Lime sólo duran alrededor de un mes o dos antes de que necesiten ser reemplazados. No sabemos si reciclan piezas y esto nos lleva a preguntarnos: ¿como de respetuoso con el medio ambiente se puede ser cuando constantemente hay que fabricar scooters nuevos? Por supuesto, una solución es construir versiones más robustas, que algunos como Segway ya están intentando. Sin embargo, creo que la mayoría de las compañías no invertirán en scooters más resistentes a menos que sus ganancias se vean seriamente afectadas.

dims
Los patinetes de Bird no tienen una larga vida útil. / © Bird

Otro factor a tener en cuenta, aunque de ninguna manera es culpa de estas compañias, es el vandalismo. La gente tira patinetes en la calle, les prende fuego y, al parecer, también los arroja a rios y lagos. El año pasado, según Slate, 60 de ellos tuvieron que ser pescados en el lago Merritt en la ciudad de Oakland. Obviamente, esto no puede ser bueno para el medio ambiente y demuestra hasta dónde están dispuestos a llegar algunas personas para expresar su aversión por la moda. No apruebo tales acciones de ninguna manera, pero es algo que las compañías de e-scooter deberían abordar en lugar de esperar que desaparezca por sí sola.

Por último, ¿se les debería permitir ampliar sus flotas? En mi opinión, no mejor que no. Soy un poco parcial, ya que soy un peatón de pies a cabeza - el único momento en que no estoy caminando es cuando uso el transporte público. Sin embargo, creo que ya hay demasiados vehículos en la carretera y en la acera. En muchas ciudades, hay poco espacio que sea sólo para peatones. En mi opinión, sería mejor tener más plazas, jardines y aceras más anchas, en lugar de carreteras, carriles para bicicletas y carriles para patinetes.

¿Qué opinas tú? Comparte tus ideas sobre los patinetes eléctricos en los comentarios.

Artículos recomendados

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición
Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición