Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Opinión 4 min para leer 1 comentario

¿Por qué de repente las empresas tecnológicas se interesan por nuestra salud?

Es increíble el número de empresas que de repente se interesan por nuestra salud y bienestar. Los fabricantes y desarrolladores, en una sola voz, se presentan ahora como filántropos. Si lo que proponen es, ante todo, una reacción a un problema, podemos preguntarnos si se trata simplemente de hipocresía.

¿Hipocresía o filantropía?

¿Recuerdas cuando Apple y Google se interesaron por primera vez en nuestro "bienestar digital"? En la nueva versión de su sistema operativo, permiten controlar mejor el uso que los usuarios hacen de su smartphone y, posiblemente, actuar si es demasiado dependiente. Qué ironía, justo por parte de las empresas que han hecho todo lo posible para hacer adictos a sus usuarios: su modelo de negocio depende precisamente del uso (o más bien de la adicción) de sus usuarios.

Como esto es difícil de aceptar, éticamente hablando, después de todos los problemas de adicción, sociabilidad y demás que han aparecido en los últimos años, los gigantes de la tecnología están dando marcha atrás afirmando que quieren ayudar a la gente que han hecho "enfermar". Por supuesto, tuvieron que reaccionar tanto que se sintieron abrumados por la magnitud del problema, pero la situación, en sí misma, es bastante cómica (triste, también, todo depende del punto de vista).

El agua de la hipocresía no siempre es tan clara. Muchos fabricantes y desarrolladores adoptan la misma estrategia, de una manera menos obvia, hasta tal punto que ya no es posible distinguir a los hipócritas de las empresas reales (pero mucho más raras) con verdaderas virtudes filantrópicas. En cualquier caso, si Facebook y sus diversas aplicaciones están entre las más populares en términos de tiempo y, por tanto, de desintoxicación, son sin duda las que más lucharán por convencer a la gente de su buena fe, porque la búsqueda de la adicción del usuario está enraizada en el ADN de las redes sociales.

google zwang
A veces es difícil no depender de ciertos servicios o dispositivos.... © ChameleonsEye/shutterstock/Google/AndroidPIT

La intención es cuestionable, pero la causa es justa

Ya sea para surfear la ola del "digital wellbeing" o para escalar la montaña de la caridad, hay que reconocer que estas aplicaciones, servicios y dispositivos pueden mejorar la vida cotidiana de los usuarios. Tuve la oportunidad de hablar con uno de los ejecutivos de MOBVOI, la compañía detrás de los relojes Ticwatch, y su discurso es muy interesante: para luchar contra la adicción a los móviles, él cree que los dispositivos conectados (y más particularmente los relojes) son la respuesta para restaurar el equilibrio. 

Lo ilustró con una imagen: cuando estás en una cena, sería inapropiado sacar el smartphone del bolsillo y ver quién te escribe. Un reloj conectado es una solución mucho más discreta y flexible: se utiliza cuando la situación es correcta, se obtiene la información y se decide si, cuándo y cómo reaccionar (un reloj no es el dispositivo ideal para enviar mensajes, tiene una función más bien pasiva). Esto plantea un tema interesante: resolver un problema de dispositivo con otro dispositivo. Esta parece una solución bastante curiosa, pero sin duda es viable para algunos usuarios. En cualquier caso, en la práctica, los accesorios conectados de MOBVOI (y en particular sus relojes) han demostrado su eficacia. 

20180830 153938
MOBVOI también quiere ayudar al usuario a usar menos su smartphone. © AndroidPIT

Del marketing al tratamiento médico

Algunos fabricantes tienen ambiciones aún mayores: algunos dispositivos conectados se posicionan como soluciones a problemas médicos reales. Podemos mencionar, por ejemplo, el SmartSleep de Philips, cuyo objetivo es ayudar a las personas con problemas de sueño. También en este caso se plantea la pregunta detrás del discurso, ¿cuáles son las verdaderas intenciones? En cualquier caso, podremos saber si este dispositivo funciona una vez que hayamos recibido nuestro modelo y lo hayamos probado en nuestras cabezas insomnes. Lo que es seguro es que si es tan efectivo como afirma Philips, es un invento que merece la pena conocer.

Otro ejemplo. Google (y otras compañías) han estado trabajando en un sistema de medición de la diabetes a través de un brazalete especial desde hace algún tiempo, para que el resultado pueda ser visto desde tu smartphone. La hipocresía está, por supuesto, presente (es Google, por lo que hay poco margen para la duda), y probablemente nos encontremos detrás de elementos de su ecosistema. Eso sí, hay que decir que si se logra el objetivo, será también una gran victoria para los enfermos.

En resumen, la salud del usuario se utiliza como argumento, con razón o sin ella, para justificar la compra y/o el uso de servicios o productos que pueden no funcionar correctamente. Sin embargo, en el campo médico, todas las soluciones son buenas... En la medida en que funcionen.

¿Qué piensas del bienestar que estas empresas intentan vender al mismo tiempo que sus productos y servicios?

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

  • Está claro que todo lo que ayuda a tener una vida mejor es bienvenido. Luego, el uso que hagamos nosotros y lo que nos dejemos influir por los estándares que nos marca cada app ya es cosa nuestra. A mi me sirven como referencia de mis actividades, no como meta. Saludos.

Artículos recomendados