Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

3 min para leer 7 veces compartido 3 Comentarios

¿Por qué ya no utilizo tanto mi portátil?

 portatil

Recuerdo con mucho cariño mi primer portátil. Era un AIRIS y me vino genial para la universidad, aunque al principio solo lo utilizaba para jugar. ¡Qué tiempos! Luego le instalé Internet y me sirvió para jugar en línea. Mi ordenador soportó grandes y duras horas de trabajo. Por supuesto, también me sirvió para escribir muchísimos trabajos de la universidad, navegar, usar Skype y, sobre todo, como mi DJ personal. Tras 4 años de vida, murió un día de calor. Lo sustituí pronto, pero con el tiempo me he dado cuenta de que apenas utilizo mi portátil. ¿Es el fin de una era?

En apenas un año, mis hábitos informáticos han cambiado radicalmente. Mi ordenador portátil está en la mesa del salón desde días recogiendo polvo. ¿Por qué he dejado de utilizarlo?

Básicamente lo puedo explicar en una palabra: smartphones. Ellos han sido los culpables de que mi relación íntima con los ordenadores haya muerto. Con el tiempo, todos los programas y servicios que utilizo a diario se han reducido a un pequeño número de herramientas esenciales, que se adaptan a mis necesidades informáticas: Gmail, Facebook, Google Docs, Twitter, YouTube, Spotify... En mi smartphone Android tengo todo esto en las diferentes aplicaciones, por lo que mis necesidades están cubiertas. Por supuesto, hay un incoveniente: el tamaño de la pantalla. No obstante, de alguna forma me he adaptado a trabajar en una pantalla más pequeña. Hace unos días, me sorprendí a mí misma viendo episodios de mis series favoritas a través de mi smartphone. Muchos de mis amigos no lo llegan a comprender. Creo que mi smartphone acabará con mi vista.

Entonces, ¿para qué necesito mi portátil? Principalmente para procesar textos. Es muchísimo más cómodo y rápido escribir en mi portátil, lo cual me recuerda que hace mucho tiempo que no escribo con mi ordenador personal. Por otro lado, toda la música que escucho lo hago a través de servicios de streaming o se almacenan en la nube. Muchas veces utilizo mi propio smartphone con altavoces. Todas las fotos que hago, bueno la gran mayoría, son a través de aplicaciones de fotografía.

Poco a poco todo se mueve en esa dirección. Ahora podemos, incluso, utilizar nuestro smartphone como tarjeta de embarque y comprar varias cosas. Los tiempos cambian y muy rápido. Si alguien hubiera dicho que en 3 años apenas utilizaríamos los portátiles le hubieran llamado loco. Aún así, he de admitir que a pesar de que vea alguna serie con mi smartphone, las películas las sigo viendo con mi portátil, básicamente porque no tengo televisor. Pero esa es otra historia.

7 veces compartido

3 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información