Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

31 veces compartido 3 Comentarios

Las pulseras de actividad serán para la salud como un cinturón del coche

Hace unos 40 años se introdujo en muchos países de Europa la obligación de usar el cinturón de seguridad. Por aquel entonces la gente se resistía a su uso, hoy en día, cualquiera que viaja en un coche, se lo abrocha de forma automática sin pensárselo dos veces. En diez años, los wearables y la tecnología pasarán a formar parte de nuestra vida cotidiana, como una especie de cinturón de seguridad para nuestra salud.

El cuerpo humano tiene un sistema de sensores muy sofisticado. Si una infección viral se propaga a través del cuerpo, lo sentimos, del mismo modo que sentimos una intoxicación. Nuestro cerebro detecta estos procesos, aunque a menudo esto ocurre cuando ya están muy avanzados, es decir, cuando una enfermedad está mostrando ya claros síntomas o la intoxicación es grave. Nuestro autodiagnóstico incluye a nuestro compañero de la oficina que está enfermo, o ese sándwich de lechuga y huevo de la noche anterior.

Sistema de sensores

En este sentido, la tecnología puede ser muy eficiente a muchos niveles: un estudio de la Universidad de Stanford publicado en enero llegó a la conclusión de que el uso de wearables puede detectar enfermedades en una etapa temprana, por ejemplo, debido a un elevado ritmo cardíaco en reposo o a la saturación de oxígeno en sangre. En el caso de las infecciones virales esto es una ventaja: el uso de antivirales lo antes posible favorece el proceso de curación tremendamente.

Además, varias pruebas de concepto han demostrado una y otra vez de manera sorprendente que estos sensores no se limitan únicamente a medir la frecuencia cardiaca, la temperatura de la piel y la saturación de oxígeno. Ya que, por ejemplo, también se puede determinar la concentración de bilirrubina en la sangre con sensores fotométricos. Esta sustancia es un indicador de intoxicaciones agudas o daños en el hígado.

Llegados a este punto, entran en juego los diferentes fabricantes de hardware, que abarcan una gran variedad de datos del cuerpo a través diferentes dispositivos. Estos se recopilan al andar y al dormir, a través del tiempo de contacto con el suelo cuando se camina, mediante la medición del contenido de grasa corporal y otras muchas cosas como la forma en que uno se limpia los dientes (el cepillo Oral B Genius 9000) o se peina, y no es broma.



AndroidPIT wearables First aid
Nuestro Kit de primeros auxilios portátil. / © AndroidPIT

Big Health Data

Estos datos también se consideran increíblemente importantes desde una perspectiva alejada de la propia persona individual. Los wearables, combinados con otras informaciones, incluso podrían desempeñar un papel muy importante en el control de las pandemias, un peligro acerca del cual Bill Gates advirtió recientemente en la Conferencia de Seguridad de Múnich.

Pero ¿la posible salvación de millones de personas justifica que revelemos nuestra información personal? ¿Justifica que proporcionemos nuestra localización GPS para realizar un seguimiento detallado de las infecciones? ¿O que se utilicen los datos de las redes sociales o nuestra agenda personal para realizar un seguimiento de las vías de contagio, e incluso poder hacer predicciones?

Un tema aún más delicado son las consecuencias del procesamiento de estos datos. Debido a la complejidad de este asunto, parece inevitable la necesidad de emplear sistemas de autoaprendizaje. Pero ¿dónde están los límites de autoridad que se le pueden conceder a una inteligencia de este tipo? ¿Priorización para la adquisición de vacunas? ¿Ordenación de una manera específica las muestras de pacientes para análisis sobre cepas de virus? ¿Planificación de rutinas diarias o incluso para el arresto domiciliario para las personas que podrían contagiarse?

Y a parte hay otro tema, aunque probablemente quede fuera del alcance de este artículo de momento: en la actualidad una gran parte de los datos sobre la salud generados por los diversos dispositivos fitness se encuentran en servidores de Estados Unidos. ¿Cómo se vería afectada toda esta estructura cuando la situación política cambiase radicalmente?





Entrevista a Withings

Rara vez un fabricante está consolidado tan ampliamente como Withings, (sobre todo en el ámbito de la salud y bienestar). Y probablemente ningún otro fabricante dentro este segmento ha experimentado en los últimos meses una evolución tan interesante: el fabricante francés fue adquirido por Nokia el año pasado.

En el MWC de Barcelona tuvimos la oportunidad de hablar con el director general de Withings y vicepresidente de Digital Health de Nokia, entre otros, sobre los wearables y el futuro del sistema de salud. En el siguiente vídeo de la entrevista podéis ver de lo que se habló.

La sensación que queda es una visión que hoy en día quizá parezca restrictiva o amenazante, pero que en unos pocos años se podría salvar millones de vidas. Bill Gates, por ejemplo, cree que es realista pensar que se producirá una pandemia con 30 millones de víctimas en los próximos 10 a 15 años. ¿Por qué deberíamos oponernos a poner en marcha medidas para evitarlo?

Cuando el cinturón de seguridad se introdujo en muchos países de Europa en los años 70, hubo una gran polémica. Muchas personas se sintieron controladas. Los que empezaron a utilizar el cinturón fueron tachados de miedosos o cerrados de mente. E incluso empezaron a circular leyendas urbanas, como que en caso de accidente no se podría rescatar del coche a una persona que llevara el cinturón de seguridad puesto, o que este podría afectar la forma de los pechos de las mujeres.

31 veces compartido

3 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:

  • Yo, como diabético, estoy esperando una pulsera que me tome mediciones de mi glucemia. Algo he oído que ya está disponible, pero en una fase muy temprana.


    • Si eso lo hacen hasta los niños, por Dios :- S


      • Por supuesto, y los adultos, pero yo no digo controles ocasionales, yo digo monitorización continuada, y no solo de glucemia, si no de más parámetros. Cualquiera que sea diabético sabe la molestia que supone el tener que ir siempre pendiente de no olvidarte el glucómetro o la insulina. Más importante me parece esto que saber cuantos pasos doy, o la cantidad de horas que duermo.

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información