Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

44 veces compartido 2 Comentarios

¿Qué demonios es el Internet de las Cosas del que todos hablan?

Cada vez se escucha más a menudo hablar del IoT (Internet of things), en español Internet de las Cosas, pero, ¿en qué consiste exactamente?

Qué es el Internet de las Cosas

Una expresión extraña que provoca dudas y perplejidad en las cabezas de más de uno. El Internet de las Cosas, abreviado como IoT, es un neologismo que fue utilizado por primera vez en 1999 por Kevin Ashton, cofundador y director de Auto-ID Center, para referirse a todos aquellos dispositivos (aparte del ordenador y el smartphone) conectados a internet. Ya se trate de vehículos, sensores de fitness, frigoríficos, bombillas o elementos de mobiliario, todos están conectados a Internet y pueden recoger e intercambiar datos a través del uso de sensores.

IoT se refiere a ese momento en el que el número de cosas y objetos conectados a Internet ha superado al de las personas

En pocas palabras, el Internet de las Cosas es la evolución natural en el uso de la red, cuyo objetivo es hacer más “inteligente” el mundo que nos rodea gracias a la comunicación de los objetos circundantes capaces de recoger información útil a través de la red. Cualquier dispositivo autónomo que se puede conectar a Internet y que puede ser controlado de forma remota puede ser considerado una de las “cosas de Internet”. Por lo tanto, cualquier objeto físico dotado de IP y que permita la comunicación bidireccional a través de una interfaz de red formaría parte de esta gran familia.

En palabras del Internet Business Solutions Group de Cisco: "IoT se refiere a ese momento en el que el número de cosas y objetos conectados a Internet ha superado al de las personas" (en 2010 se contabilizaron - smartphones, ordenadores y tablets incluídas- 12,5 mil millones de dispositivos conectados a Internet, mientras que la población humana era de 6,8 millones de personas). Entonces podemos tomar 2010 como el año de nacimiento del IoT.

Mucho más que una nueva tecnología: una verdadera revolución

Pensad en el Internet de las Cosas como en un universo paralelo en continuo crecimiento. De acuerdo con una investigación internacional (Global IoT Executive Survey) realizada por BI Intelligence en 2021 ascenderá a unos 22,5 mil millones la cantidad de dispositivos conectados (IoT) en comparación con los 6,6 mil millones contabilizados en el pasado 2016. Las previsiones cambian de una marca a otra debido a las diferentes variantes tomadas en cuenta (el CEO de Ericsson, Hans Vestburg en 2010 hablaba de 50 mil millones de dispositivos conectados en 2020 pero desde entonces ha bajado a unos 28 mil millones para el 2021), o a las diferentes definiciones que se dan a los dispositivos conectados y por qué; ya se sabe, hacer predicciones cuando se trata de la tecnología no es fácil. Podemos decir que, en general, las cifras estimadas recientemente giran alrededor de los 20 mil millones de dispositivos conectados.

El comienzo de esta revolución parece que va a cuajar este año, 2017

Estimaciones aparte, el principio de esta revolución parece que va a cuajar este año, 2017. Por supuesto, estamos todavía en una etapa inicial de este proceso, pero la llegada de Google Home y Amazon Alexa, por poner dos ejemplos, son una clara señal de su expansión, así como la difusión de los fitness tracker y otros dispositivos similares. Y si pensáis que esto es algo que no os concierne, ¡estáis muy equivocados!

AndroidPIT amazon echo 0665
Amazon Alexa es un asistente de voz de Amazon, ¡la mente pensante de Echo!  / © AndroidPIT

Sí, ahora es probable que no tengáis todavía en la casa bombillas que se puedan activar y desactivar con el smartphone, un fitness tracker no os parece algo tan indispensable, para encender la calefacción o el aire acondicionado esperáis hasta llegar a casa y pulsar manualmente el botón físico, pero el Internet de las Cosas es mucho más que eso.

El Internet de las Cosas permitirá organizar mejor las tareas de trabajo, las citas con amigos, el coche, evitar el tráfico y llegar a la oficina; permitirá trabajar desde casa. Aumentan las empresas comprometidas con el IoT y con algunas de ellas ya estáis en estrecho contacto diario: Apple, Google, Amazon, T-Mobile, IBM, Fitbit, Microsoft, Garmin, por nombrar algunas.

Los ámbitos de uso del IoT

Sí, cualquier objeto conectado a Internet y monitorizable de forma remota puede formar parte de este mundo mágico, pero para entender cómo nos afectará el Internet de las Cosas puede ayudar aclarar en qué ámbitos- en constante aumento- se utilizará.

En el hogar

Los asistentes digitales comienzan a llamar a la puerta para hacer de nuestros hogares “hogares inteligentes”. El IoT controlará nuestros hogares a distancia, vigilará a los niños mientras duermen en la habitación de al lado, apagará el horno tan pronto como el bizcocho esté listo, ajustará las luces en la sala de estar dependiendo de nuestras necesidades, eso  y mucho más con sencillas órdenes de voz.

En la ciudad

Barcelona, ​​sede del MWC, es el mejor ejemplo de Smart City que podemos plantear en este momento. Desde 2012, la capital catalana ha comenzado a utilizar el IoT para la gestión del transporte (paradas de bus digitales, coches eléctricos, bicicletas públicas, gestión de aparcamientos, a través de sensores colocados en el asfalto, etc.), la iluminación de la ciudad (lámparas LED que sirven también como puntos WiFi) y la gestión de los espacios verdes (el IoT permite controlar los aspersores). Todo esto ha sido posible gracias a la red y la extensión de cables de fibra óptica en la ciudad.

En el coche

Gracias a los sensores integrados, los semáforos se ponen en verde en cuanto el camino está despejado.  Y esto es sólo un ejemplo de los campos de aplicación del IoT si hablamos de coches y de conducción. Los coches serán más independientes y capaces de garantizar una mayor seguridad utilizando los sensores, la disponibilidad constante de datos y el potencial del 5G.

En el gimnasio o al aire libre

Los SmartBand son probablemente los dispositivos IoT más conocidos en la actualidad y permiten supervisar la actividad física y el sueño. Las nuevas generaciones son cada vez más inteligentes y permiten recoger más y más datos con el fin de ofrecer un mejor rendimiento tanto en el gimnasio como al aire libre, tomando en cuenta las condiciones meteorológicas, el estado físico, las variables ambientales. Y de simples puntos de referencia para la actividad física, pasarán a ser cada vez más útiles para el seguimiento de nuestra salud y para comunicarse con los especialistas y centros médicos. Google, sólo por poner un ejemplo, está trabajando desde hace tiempo en unas lentillas capaces de medir la glucosa para hacer la vida más fácil de los diabéticos.

Conclusión

El Internet de las Cosas va a cambiar, o más bien está empezando a cambiar el mundo del trabajo y nuestro día a día. No será un camino de rosas. Con el IoT vamos a hacer frente a varios desafíos, en primer lugar el de la seguridad. Proteger la avalancha de datos necesarios para permitir la comunicación de estos dispositivos no será fácil, serán necesarias nuevas reglas para proteger la privacidad, pero sobre esto ya hablaremos más adelante en otro artículo.

44 veces compartido

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información