Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

4 min para leer 61 veces compartido 2 Comentarios

Samsung quiere que aproveches tu viejo smartphone: Upcycling

¿Tenéis un smartphone Samsung en el cajón y no sabéis muy bien qué hacer con él? Venderlo no vale la pena, porque nadie os va a ofrecer demasiado dinero. Tirarlo a la basura sería una pena, porque lo cierto es que todavía funciona. Aunque regalarlo tampoco es una opción, porque tampoco es un dispositivo totalmente fiable. Samsung está trabajando en una respuesta a este problema y ha desarrollado un software para la reutilización de millones de dispositivos Samsung.

"El concepto de «upcycling» (del inglés «up», hacia arriba, y «recycling», reciclaje) consiste en la transformación de productos de desecho o sustancias (aparentemente) inútiles en nuevos productos. A diferencia del concepto de «downcycling», se trata de una forma de reciclado que tiene como objetivo la revalorización material. Esta reutilización de materiales ya existentes reduce el uso de materias primas." (Wikipedia, 30/10/2017)

Pasados dos o tres años, como mucho, llega ese momento: el smartphone se vuelve más lento, la batería ya no dura todo el día, el software no recibe más actualizaciones, la memoria está llena y el dispositivo simplemente se retira. Y en cuanto se compra un sucesor, nos olvidamos por completo del antiguo dispositivo.

¿Qué hacer con este último? A diferencia de los ordenadores viejos, con los smartphones no tenemos la posibilidad de instalar Linux y seguir utilizándolos para tareas específicas, como servidores o similares, donde no se requiere una gran potencia de procesado. Los gestores de arranque bloqueados o la falta de controladores de código cerrado evitan que podamos seguir utilizando los smartphones con software de terceros.

Samsung va a crear con Galaxy Upcycling una interfaz con la que antes no contábamos. Permite a los desarrolladores de software desbloquear el gestor de arranque, eliminar Android de dispositivos Galaxy antiguos e interactuar directamente con el hardware: pantalla, Wi-Fi, micrófono, sensor biométrico, altavoces, Bluetooth o cámaras.

La siguiente animación muestra los principios básicos de este concepto. Ahí también se muestra cómo Samsung tiene previsto comercializar el proyecto, ya que el nuevo software para los smartphones se venderá junto con los periféricos que sean necesarios para cada aplicación en la tienda en línea de Samsung (cuya vista previa ya está online):

Samsung mostró el sistema de «upcycling» en la Samsung Developer Conference en el sitio del portal de reparación open source iFixit, lo cual fue bastante sorprendente. Matthew Gault de Vice Motherboard estuvo allí y habló con las cabezas que están detrás de este proyecto. Rápidamente vio claro que Samsung estaba vislumbrando una situación «win-win».

Las nuevas aplicaciones hacen que los dispositivos de Samsung sean atractivos a largo plazo. Hasta ahora, estos eran prácticamente inútiles durante tres o cuatro años, a pesar de que todavía no estaban rotos. Gracias a un software «upcycling» como el mencionado arriba la situación va a cambiar. De repente, estos dispositivos van a volver a ser útiles como...

  • un cluster para minar Bitcoins
  • un manos libres
  • un monitor sensor
  • un escritorio basado en Linux
  • una pequeña máquina recreativa

Samsung crea una nueva demanda para los dispositivos, lo que aumenta el valor de estos smartphones de segunda mano. Y viceversa, los clientes estarán más dispuestos a gastar cerca de 1000 euros por un nuevo dispositivo si saben que al final pueden recuperar la mitad de esa inversión.

AndroidPIT samsung dex dock 4091
¿Os imagináis que tras dos años pudierais instalar directamente Linux en un Note 8? / © AndroidPIT

De momento no parece que el programa de «upcycling» de Samsung vaya a cambiar lo cerrado que es el ecosistema ahora mismo. El control sobre los drivers disponibles y las posibilidades que abre el software lo sigue teniendo únicamente el fabricante. Además, seguirán siendo componentes de código cerrado en el software, sobre los que no podremos investigar o ver cómo están hechos. Por lo que no es de esperar que se llegue a producir una verdadera apertura.

Sin embargo, se presenta una gran oportunidad para desarrollar una creatividad que antes era imposible. Muchos fabricantes deberían seguir estos pasos, ya que también son responsables de que sus dispositivos parezcan inútiles tras un tiempo demasiado corto, cuando en realidad no lo son. Y en todas partes vamos a encontrar, sin duda, aplicaciones donde sea necesaria esa potencia de cálculo y prestaciones que nos proporcionan.

61 veces compartido

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información