Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

7 min para leer 1 comentario

¿Son las bicicletas de alquiler realmente buenas para el medio ambiente?

Los planes de uso compartido de bicicletas -las famosas bicis de alquiler que pueblan las ciudades- se venden a menudo como soluciones de transporte ecológicas. Basta con echar un vistazo a la estrategia de marketing del creciente número de empresas que compiten por la cuota de mercado en este sector. Todos dirán que son buenos para el medio ambiente. ¿Pero lo son?

Compartir la bicicleta: el concepto y los objetivos

La idea detrás de los esquemas de uso compartido de bicicletas, a menudo denominados sistemas de bicicletas públicas, es que al aumentar el número de viajes realizados por cada bicicleta en una ciudad, podemos reducir el número total de bicicletas necesarias. El objetivo es que haya menos bicicletas en garajes, cobertizos y estacionamientos fuera de los edificios de oficinas. Cuando una bicicleta está parada se está desperdiciando, y los desechos son malos.

mobike lock
Las bicis de Mobike se pueden desbloquear a través de una aplicación de smartphone y estacionarse en cualquier lugar. / © Christopher Thomond para The Guardian

Otro objetivo de los proyectos para compartir bicicletas es que el acceso fácil y conveniente a las mismas anime a más conductores a cambiar su sistema habitual de transporte por los pedales. El menor número de viajes en coche y autobús reduce las emisiones.

El uso compartido de bicicletas también se promociona a menudo como una solución al "problema de la última milla" - un término utilizado originalmente en la gestión de la cadena de suministro para identificar los costes de transporte en las zonas urbanas - al utilizarse en combinación con el transporte público tradicional. Especialmente en EE.UU., donde la mayoría de los trabajos y de la gente está en las afueras de la ciudad, el uso de estas bicicletas proporciona una forma de llegar desde la estación de metro o de tren a la oficina cuando la distancia no es transitable. El mismo concepto se puede aplicar al viaje entre tu casa y la estación de transporte público más cercana, a veces conocido como el problema de la primera milla.

¿Qué es necesario para clasificar un producto o servicio como verde?

Para que un producto o servicio sea clasificado como "verde", generalmente tiene que estar bajo una o más de las siguientes etiquetas:

  • Es energéticamente eficiente y duradero, no utiliza mucha energía ni ningún tipo de combustible quemable.
  • Está libre de compuestos tóxicos y no produce subproductos tóxicos como el C02.
  • Está hecho de materiales reciclados o de fuentes renovables y sostenibles.
  • Es biodegradable o fácil de reutilizar y reciclar.

Para entender completamente si el uso compartido de bicicletas es ecológico, primero debemos clasificar cuál podría ser el producto real. La bicicleta en sí misma no es el producto más ecológico de todos los tiempos, pero el servicio ofrecido sí lo es. Para poder responder a la pregunta que nos ocupa, tenemos que ver el panorama general. La cuestión de si cada bicicleta individual es verde o no no es importante, lo que estoy tratando de averiguar es si el proyecto más amplio, y la industria de compartir bicicletas en su conjunto, beneficia a nuestro planeta de una manera positiva o negativa.

El ciclo de auge y caída del uso compartido de bicicletas en China

Para responder a esas preguntas, tuve que echar un ojo a China. El país ha sido un caso de estudio interesante en términos de los impactos positivos y negativos que el uso compartido de la bicicleta puede tener en la infraestructura de la ciudad y el medio ambiente. Creo que es justo decir que China ya ha pasado por un ciclo de auge y quiebra en su viaje en el mundo de las bicicletas compartidas.

bike graveyard 1
Un hombre pasa junto a una enorme pila de bicicletas desechadas en Xiamen, provincia de Fujian, China. / © Reuters

Después de una explosión inicial en ciudades como Pekín, Wuhan y Xiamen, las cosas tomaron un giro a peor. La tercera mayor empresa de bicicletas compartidas, Bluegogo, quebró. Otros le siguieron. ¿Qué sucede cuando decenas de miles de bicicletas que han sido arrojadas a las calles de la ciudad ya no tienen un dueño o un propósito? Compruébalo tú mismo.

bike graveyard 2
Bicicletas abandonadas en el distrito de Hongshan, Wuhan, provincia de Hubei. / © VCG vía Getty

Las escenas son bastante espantosas. ¿Podemos realmente llamar a este proyecto verde si tiene el potencial de crear tanta contaminación como ésta? Shanghai tiene actualmente 1,5 millones de bicicletas compartidas en sus calles. En comparación, Londres (aunque con una población de aproximadamente un tercio de Shanghai) sólo tiene 11.000 bicis compartidas. ¿Es sostenible la gran cifra? ¿Esta cifra tan baja tiene un impacto suficiente en las emisiones de carbono? Es evidente que aquí hay que encontrar un equilibrio. El exceso de oferta ha sido un problema enorme en China, y debe evitarse en los mercados occidentales si el uso compartido de bicicletas va a convencer a las autoridades locales de que es ecológico.

El lado no tan verde de la operación

Existe la idea errónea de que los sistemas de uso compartido de bicicletas son libres de emisiones de carbono, pero esto no es exactamente cierto. Es necesario mantener flotas de bicis. Esta fue una de las principales críticas con las bicicletas compartidas acopladas. Debido a que los usuarios eran libres de andar en bicicleta cuando lo deseaban, y por lo tanto aparcar la bicicleta alquilada en un lugar de su elección, las empresas que estaban detrás de los esquemas tenían que reequilibrar constantemente las estaciones para asegurarse de que las existencias estuvieran bien repartidas. Esto lo hacían vehículos de motor.

docked bikes london
Un plan de bicicletas compartidas en Londres. / © Archivo Oast House

En las ciudades de Minnesota, Washington DC y Melbourne, el número de millas de gasolina necesarias para mantener la flota fue superado por el número de millas ahorradas por el programa de bicicletas compartidas. Las bicicletas sin muelle van de alguna manera a abordar el tema del reequilibrio, pero el costo ecológico del mantenimiento aún debe ser parte de la conversación.

Posibles soluciones para el problema del exceso de oferta

Los ciclos de auge y caída son producto de las economías capitalistas actuales. La parte del boom, donde la expansión es rápida, el crecimiento es perseguido agresivamente y las ganancias son altas para los inversionistas es la esencia misma del capitalismo. La parte del fracaso, donde todo se derrumba cuando los mercados se hinchan o la confianza vacila, es inevitable. Véase, por ejemplo, la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

bike graveyard 3
Mobikes en el distrito de Caidian, Wuhan, provincia de Hubei. / © VCG vía Getty

Entonces, ¿cuál es la solución? Sin llegar a ser demasiado político, existe un fuerte argumento a favor de un transporte de propiedad pública en el que la oferta pueda ser controlada y regulada. Si, por ejemplo, una organización sin fines de lucro fuera la propietaria de las bicicletas en lugar de decir que doce empresas de todo el mundo compiten por la cuota de mercado, tal vez se podrían evitar los cementerios de bicicletas.

La otra cuestión aquí es la del mensaje. La reacción del público al uso compartido de bicicletas no ha sido un secreto. En Manchester, Mobike, ahora valorada en más de mil millones de dólares, tuvo que echarse para atrás debido al vandalismo y a una población que simplemente no aceptó su concepto. Y desde San Francisco hasta Melbourne, Australia, compañías como Lime y oBikes han sido expulsadas de la ciudad. Pero esta historia no ha terminado todavía.

Los planes para compartir bicicletas no van a desaparecer pronto, y los problemas ambientales a largo plazo aún no se han hecho realidad. ¿Qué opinas tú? ¿Es el uso compartido de la bicicleta una solución de transporte sostenible y ecológica? Cuéntanoslo en los comentarios.

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

Artículos recomendados