Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.
#TBT - Este pionero de la casa conectada fue una verdadera aberración
Hardware Smart Home #TBT 4 min para leer Sin comentarios

#TBT - Este pionero de la casa conectada fue una verdadera aberración

Los años 60 son recordados por algunos acontecimientos importantes: la llegada del movimiento hippie, la aparición de los Beatles, los primeros pasos del hombre en la Luna... Pero, ¿os resultan más familiares nombres como Eco IV? Aún mejor: Kitchen Computer de Honeywell, un asistente/computadora de cocina que ya demostró en su momento que la tecnología puede ser inútil y costar una fortuna.

Años 60: la cuna de la casa conectada

Si digo años 60, probablemente me responderás "un pequeño paso para el Hombre, un gran paso para la Humanidad", o "she loves you yeah yeah yeah", o tal vez incluso "I have a dream". Desde el movimiento hippie hasta el fatal destino de Martin Luther King y JFK los años sesenta estuvieron llenos de acontecimientos.

Desde una perspectiva completamente diferente, a la sombra de todos estos grandes momentos, también han aparecido nombres de pioneros en el campo de la tecnología. El para la mayoría desconocido ECHO IV, que apareció en escena en 1966, fue uno de los primeros ordenadores (como prototipo) capaz de controlar la temperatura en la casa. Bueno, era enorme y no funcionaba realmente bien, pero allanó el camino para lo que ahora se llama la casa conectada. Más tarde, en 1970, también vimos la llegada de un sistema domótico, el X10, que controlaba varios dispositivos eléctricos (incluido un mando a distancia).

Este antepasado del hogar inteligente era de una estupidez 

Me gustaría llamar tu atención sobre un dispositivo llamado Honeywell Kitchen Computer. Al igual que el programa ELIZA del que os hablé hace unas semanas, este ordenador ha hecho mucho ruido, pero esta vez no ha sido bueno. Se lo merecía, hay que reconocerlo. Esta computadora era una aberración, realmente no tenía sentido (ni siquiera entonces) y su precio era simplemente un insulto al sentido común. El hecho de que nunca se haya vendido ilustra lo absurdo de la situación. Dicho esto, hay una lección que aprender de esta historia.

Como su nombre indica, la computadora de la cocina era un robot que servía como asistente en la cocina, más precisamente era capaz de rastrear tus recetas y ofrecerte menús (planes de comidas). Es interesante ver que ya en los años 60 imaginábamos un papel para la máquina en la cocina distinto al mecánico, en definitiva, un pionero de los electrodomésticos modernos que nos hacen la vida más fácil, como todos los electrodomésticos conectados. Sin embargo, hay algunos problemas menores que pesan mucho en la balanza: el dispositivo pesa 45 kilos. Además, se requería un teletipo (a menos que se quisieran utilizar las 16 teclas del dispositivo, cada una de las cuales representaba un bit). En definitiva, una pesadilla para el usuario. En cuanto a la campaña publicitaria, te dejo que te hagas tu propia idea mirando las fotos y el eslogan de abajo.

honeywell kitchen computer
"Si ella pudiera cocinar tan bien como Honeywell puede calcular."  / © Vintag.es

No es de extrañar que este dispositivo nunca se vendiera, pero en su defensa, hay que reconocer que su precio de 10.000 dólares en ese momento, es decir, casi 70.000 dólares hoy en día, era más que suficiente para apartar a la gente de querer tenerlo. En otras palabras, es grande, pesado, muy complicado de usar y cuesta un ojo de la cara. Pero en un momento en que las máquinas estaban en auge en los campos militar, industrial y científico, la idea de llevarlo a las casas no era necesariamente estúpida, sino demasiado temprana (y aquí completamente fuera de control).

¿Qué nos enseña este dispositivo?

Surge la pregunta: ¿qué podría enseñarnos este aparato? Lo primero es que no es nuevo ver a los empresarios ofrecer algo en el mercado a precios locos para atraer a los clientes ricos (a menos que todo haya sido una gran broma). Lo segundo es que la Historia a veces toma caminos extraños, y que lo que a veces parece completamente absurdo en ese momento a veces tiene sentido a largo plazo. Y sí, este dispositivo es uno de los primeros (¿o tal vez incluso el primero?) ordenadores utilizados como productos de consumo, que simbolizaban el futuro, pero se adelantaban a su tiempo.

Por su naturaleza, representó desde finales de los años sesenta el deseo (no llegaría a decir la necesidad) de introducir tecnología en tu casa para ayudarte a realizar ciertas tareas. En otras palabras, es un antepasado, un pionero de la casa conectada. Además, su historia también ilustra la importancia de tener máquinas "fáciles de usar" (un concepto que ha evolucionado a lo largo de los años para incluir la invención de la interfaz gráfica de usuario por Xerox PARC).

¿Crees que hoy en día existen demasiados inventos tecnológicos innecesarios? ¿Cuál es el dispositivo más absurdo que has visto en el mercado?

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición