Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK
4 min para leer 39 veces compartido 2 Comentarios

Cómo transformar un smartphone en tu centro multimedia

Podríamos definir un centro multimedia como un espacio adaptado para ver y escuchar contenidos audiovisuales, tanto streaming como almacenados en nuestra memoria, mediante un televisor. Vendría a ser como un aparato internedio, pero ahora tu smartphone puede hacer de centro multimeda perfectamente, sin necesidad de aparatos terceros como Chromecast u otros, sólo tienes que seguir unos pequeños consejos para transformarlo. 

television
¿Quieres convertir tu smartphone en un centro multimedia? / © Shutterstock (Autor: Bikeriderlondons)

Antes de ponerte al cambio, he de advertirte que no puedes tener tu centro multimedia con cualquier dispositivo, sino que deberás tener un teléfono o un tablet que como mínimo pueda reproducir vídeo 720p y que sería conveniente que tenga salida HDMI, aunque siempre puedes sustituir esta opción por una adaptador con un microUSB. 

Conexión

Aquí entra el juego el cable HDMI. En caso de no tener soporte tu dispositivo deberás comprar un adaptador, (en Amazon o cualquier comercio electrónico). Suelen cambiar según el modelo de terminal, pero siempre son parecidos. Éstos tienen una entrada de USB que deberás conectar a tu dispositivo y una salida HDMI que es la que va conectada al televisor. No hay más secreto. Es así de fácil ver la pantalla de tu teléfono desde tu televisión. Además, la imagen se irá adaptando automáticamente a la posición horizontal del aparato y aprovechando todo el tamaño de la pantalla.  

Contenidos

Es el segundo paso, y es que sin estos el centro multimedia no vale para absolutamente nada. Hay varias opciones, desde reproducir vídeos, canciones, películas, etc., que tengamos descargados y guardados en nuestro smartphone (la descarga de internet suele ser ilegal en un 90% de los casos, pero yo no soy quién para juzgar lo que cada uno haga), o bien acceder a contenidos de reproducción streaming, tanto gratuitos, como de pago. 

Las plataformas para localizar los mismos son varias y muchas realmente populares. Una de las que más ganas tengo de probar es Netflix, la he podido conocer en Londres, pero desgraciadamente en España todavía no está disponible. Si vives en México, en Argentina, en Chile y en definitiva en casi toda América, estás de suerte, porque el servicio de suscripción en streaming al parecer funciona a la perfección. El resto de los mortales, sobre todo los que estamos en Europa, nos tenemos que conformar con Hulu, Amazon, Pandora y Spotify, entre otros. El funcionamiento es simple y en todos más o menos igual, siempre hay alguna opción gratuita o demo y varias alternativas de pago, esto queda a vuestra elección. Para funcionar con ellos solo tendremos que buscar el título de vídeo o audio que queramos y podremos verlo o escucharlo en la pantalla de nuestro aparato conectado a la televisión.  

Para descargar contenidos de forma legal, por ejemplo, siempre podemos optar a las tiendas Google Play Store o iTunes. 

Reproductores para contenidos descargados

Para ver los contenidos descargados en realidad necesitamos otro tipo de aplicaciones que no son las de streaming. Entramos en un complejo y completísimo submundo dentro de Android que está lleno de posibilidades: los reproductores da audio y vídeo. ¿Cuál es el mejor? Es un listado tan largo que es bastante complejo dar respuesta a esta pregunta, pero personalmente para vídeo recomiendo VLC o MXPlayer, porque ambos soportan subtítulos, y para audio siempre seré fiel a Poweramp.

Redes

Es importante sobre todo para las aplicaciones que requieren conexión a internet, (las de streaming) es muy probable que consuman bastantes datos, por lo que se recomienda siempre estar conectados a una red WiFi. Si lo que vas a hacer es ver una película que tienes en tu memoria, te aconsejo que pongas el dispositivo en modo avión para que no te moleste ninguna llamada o notificación durante el visionado.

Almacenamiento

Si tu opción ha sido la de reproducir contenidos que te has descargado previamente, vas a necesitar espacio para almacenarlos. Muchos teléfonos pueden usar tarjetas microSD externas que te aportan bastante más memoria, pero debes de asegurarte que es el caso de tu terminal antes de invertir en una de ellas. Además siempre tienes opciones de almacenamiento en la nube para todos esos contenidos audiovisuales de mucho peso. 

Batería y energía

Es uno de los puntos en los que flaquean todos los dispositivos portátiles. Es cierto que hay tablets y smartphones con mejores baterías y autonomías que otros, pero más o menos andan todos a la par y el consumo de energía mientras reproducimos vídeos, por ejemplo, es bastante alto. Antes de ponerte una película ten cuidado y asegúrate de que el terminal esté con buen porcentaje de carga. 

¿Sueles conectar tu dispositivo a la televisión? ¿Lo haces de otra forma? 

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
39 veces compartido

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK