Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. OK

zte grand s

Klaus es nuestro encargado de echarle el guante a todos los nuevos dispositivos que se presentan en el CES Las Vegas. Ayer pudo tener en sus manos el nuevo ZTE Grand S. A conitnuación os contamos/traducimos su experiencia en este análisis. Tras la conferencia de prensa de ayer, mi experiencia no fue tan buena.

ZTE ha presentado en Las Vegas su Grand S. Tras haberlo tenido cerca he de decir que he cambiado mi perspectiva con respecto al fabricante chino. El hardware ofrece una fuerte impresión, pero aún así tras un pequeño uso uno se da cuenta de que el smartphone de 5 pulgadas necesita un empujón para convenver cien por cien. Esto se puede deber al firmware, el cual todavía no es definitivo.

Haciendo un breve repaso por las especificaciones, podríamos suponer que este smartphone funciona sin problemas. Tiene una pantalla de 5 pulgdas con resolución Full HD, está impulsado por un procesador Snapdragon S4, 2 GB de RAM y 16 GB de memoria interna ampliable con micro SD. En la parte posterior se encuentra una cámara de 13 MP y de 2 MP en la parte delantera capaz de grabar vídeos de alta definición. También viene equipado con LTE y Android 4.1 Jelly Bean.


La pantalla del ZTE Grand S es absolutamente nítida, pero no respondió con mucha convicción.

Realmente no está mal, pero en un principio mientras me iba acercando al stand donde reposaba el ZTE Grand S me iba dando cuenta de que este dispositivo no ofrecía muy buena impresión. A lo que tengo que unir que el dispositivo reacciona con un leve retraso al tocarlo, así como que el paso entre pantallas no es precisamente suave. El problema no se encontraba solo en los "dispositivos de prueba", sino en todos los ZTE Grand S que uno encontraba en Las Vegas. Como ya he dicho antes, esto se puede deber a un software premilinar.


La parte trasera del Grand S puede deleitar a más de uno.

La cámara tras algunos disparos de prueba me ha parecido bastante buena. Las imágenes tenían un alto contraste, a pesar de las ficíciles condiciones de luz las fotografías están bien iluminadas y con colores naturales. Si realmente la cámara es buena o no, necesitaría realizar pruebas más detalladas.


Fotografía tomada con el ZTE Grand S.


El diseño ligeramente redondeado no está mal, pero sobre todo destaco de él que es realmente ligero y fino. ZTE no dado la información del peso exacto y tampoco lo encontré en el stand. Pero creedme, es ligero. Sí sabemos las dimensiones: 142 x 69 x 6,9 milímetros. El procesamiento del dispositivo está bastante bien. El dispositivo está fabricado en plástico, pero su textura aterciopelada no da sensación de ser barato. 

La energía de la batería del ZTE Grand S tiene una capacidad de 1.780 mAh. Tal batería en un dispositivos con esas especificaciones es más que claro que se agotará con facilidad. Por lo que no me equivoco al afirmar que seguro necesita recargarse una vez al día. Además, la batería no se puede cambiar porque el dispositivos es unibody.


El ZTE Grand S es realmente fino para su tamaño.


La interfaz de usuario del Grand TZE S no es espectacular, pero ofrece una agradable peculiaridad: los botones de función aparecen siempre que se toca el borde de la pantalla. Si no se necesitan desaparecen de la pantalla dejando así espacio libre.


Los que quieran, pueden utilizar los botones de software en forma circular.

ZTE planea lanzar el Grand S en el primer o principios del segundo trimestre en China en seis colores. En cuanto el mercado Europeo todavía no sabemos si llegará ni cuánto costará.


 


 


 

(Fotos: Klaus Wedekind / AndroidPIT)

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información

OK