Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

3 min para leer 29 veces compartido 1 comentario

Google Glass se desmarca del porno

Puede que Google Glass sean uno de los gadgets más polémicos de este 2013. A mayores de las críticas que han despertado por sus evidentes conflictivos aspectos como el eterno debate de la privacidad, una nueva sombra, de contenido sexual en esta ocasión, ha caído sobre el dispositivo. Los de Google han reaccionado rápido y le han dado la vuelta a la situación.

mikandi app google glass 2
© MiKandi

No hace ni una semana se lanzó la primera aplicación porno para Google Glass, y el fabricante, como era de esperar, ya se ha pronunciado al respecto prohibiendo el contenido sexual que se relacione con su gadget. 

Era de esperar, por regla general el gigante se desmarca de este tipo de contenidos en sus productos. La Google Play Store, por ejemplo, no da cabida a aplicaciones para adultos, por lo que no extraña que ahora Google Glass tampoco. 

Google ha sido claro y contundente en su reacción: "No permitimos Glassware que contenga desnudez, sexo explícito o material sexual explícito. Si detectamos pornografía infantil, avisaremos a las autoridades pertinentes y procederemos al borrado de cuentas de Google relacionadas".

Así lo ha incluido en los términos de uso de sus gafas vetando directamente la aplicación creada por MiKandi que se llamó 'Tits & Glass' (tetas y gafas). En la web proponían enlaces e imágenes ya optimizadas para verlas en Google Glass. 

El debate está servido

Si la respuesta de Google fue inmediata, la reacción de la primera 'víctima' de esta censura tampoco se ha hecho esperar. Jesse Adams, el que es consejero delegado de MiKandi ha defendido su aplicación y ha asegurado que fueron extremadamente cuidadosos con los términos de Google antes de crear Tits & Glass, que estaba todo dentro de los propios límites que el fabricante había expuesto.

mikandi app google glass 1
© MiKandi

El debate está servido, ¿hasta qué punto pueden condicionar los fabricantes el uso de los aparatos que compramos? Apple lo tiene claro desde hace tiempo, aunque uno de sus fundadores siempre ha sido partidario de la libertad y contrario a las restricciones, dispositivos como iPad o iPhone no toleran contenidos ni aplicaciones para adultos.

¿Habrá influido esta política de Apple en la última decisión de Google? Lo cierto es que probablemente no, el porno es una industria que genera muchísimo dinero y todo el mundo lo sabe, incluso Google. Pero esto no es suficiente para sacrificar la reputación que se ha ido ganando y sobre todo para sacrificar parte del mercado mundial. No podemos perder de vista que como multinacional tiene presencia en muchos países y no siempre tienen leyes del todo permisivas. 

Fuente: Gizmodo

29 veces compartido

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:

  • Lo entiendo, pero no lo comparto.
    En realidad los usuarios deberían decidir qué ven y qué no. Y lo de proteger a menores no me vale, porque no creo que muchos adultos le dejen las gafas a sus hijos, con la pasta que cuestan ;)

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información