Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Vale la pena hacer home office

Vale la pena hacer home office

La falta de contacto con los amigos o la familia está siendo uno de los mayores sacrificios realizados por los ciudadanos en tiempos de pandemia. A falta de semanas (según los pronósticos más optimistas) para volver a nuestras vidas y poder salir de nuevo a la calle, tenemos que seguir trabajando. Aparte de los problemas logísticos causados por situaciones excepcionales como lo que estamos viviendo, se considera a menudo que el hogar es el lugar menos productivo para trabajar. ¿Es esto cierto? 

El concepto de home office apareció en la década de 1950 en los Estados Unidos a raíz de las investigaciones de  Norbert Wiener en el campo de la cibernética. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, esta práctica se extendió primero a los países anglosajones antes de llegar a España y mucho más tarde a América Latina donde el porcentaje de home office es muy bajo. 

Sumario

Una situación incierta para todos

Las incidencias de la crisis sanitaria actual sobre nuestras vidas son múltiples. El mundo laboral no es una excepción. Quien haya visto las noticias puede dar fe de ello. Los medios vienen publicando una serie de reportajes que muestran a los trabajadores sentados en sus cocinas o salas con sus ordenadores por delante. La prensa escrita también le ha venido dedicando muchos artículos a los empleados obligados a quedarse en casa por la crisis sanitaria. No faltan ejemplos de empleadores como las grandes empresas que han instruido a sus empleados para que se queden en casa. Incluso grandes instituciones como el Banco Central Europeo (BCE) con sede en Frankfurt han pedido a sus miles de empleados que trabajen desde casa.

AndroidPIT fludroid3
Coronavirus / © AndroidPIT

La terminología se ajusta también a la situación puesto que se habla de "ajustar el puesto de trabajo a una situación d crisis" y se citan las leyes laborales para despejar las dudas de los trabajadores frente a los riesgos de perder su empleo. A nivel europeo, la mayoría de las legislaciones nacionales prevé dispositivos para proteger al trabajador de un abrupto cambio en su contrato de trabajo.  Por otra parte, se prevén sanciones disciplinarias para los trabajadores más recalcitrantes como parte de un proceso legal destinado a proteger tanto la salud de los individuos como la supervivencia económica de las empresas. Esto no es así, con razón, en el caso de ciertas empresas del sector de la restauración o de la hotelería que han despedido a sus trabajadores que tenían contrato por horas o no estaban en planilla.

Trabajar desde casa : Un salto al vacío 

Los días pasan y el número de personas que trabajan desde casa augmenta en consecuencia. Ahora, la principal incógnita no es tanto el número de días que tendremos que permanecer en casa, sino el impacto de este cambio en nuestra productividad. Es por ello que los consejos sobre cómo sobrevivir durante este período abundan en la red y cada uno comparte sus propios consejos sobre cómo mantenerse concentrado en casa: mantener una rutina diaria, vestirse por la mañana como si fuera a trabajar, usar las aplicaciones Zoom o Evernote, mantenerse alejado del móvil, etc.

Chat profesionales

remote work freelance lifestyle away office 03
Home office / © Olesya Kuznetsova / Shutterstock

La productividad trabajando desde casa es una preocupación recurrente tanto para los empleadores como para los empleados. Hemos sin embargo podido comprobar la cantidad de testimonios en línea que defienden el home office y cómo la personas se sentían liberadas de las interacciones profesionales en el marco de una oficina. Existen incluso artículos de sociólogos o especialistas de management organizativo que ensalzan los méritos de esta actividad. Algunos comentarios consideran por ejemplo que trabajar en casa mejora la gestión del tiempo de trabajo, ofrece una mayor concentración en las tareas principales y favorece el aumento de la calidad del trabajo.

Existen sin embargo serios frenos al desarrollo de este dispositivo. El primero y más obvio es la tenaz idea que trabajar desde casa lleva consigo un descuido de la actividad profesional. Por supuesto, no todos las profesiones requieren o son compatibles con el home office. En realidad, la gran mayoría de los trabajos incluye actividades que se realizan mediante un contacto directo con clientes, pacientes, alumnos, el público de todo tipo, etc.

Apps para ser más productivo

Es normal que varios managers estén preocupados por la disminución de la productividad. No poder controlar directamente la productividad de los empleados es para muchos de ellos un verdadero salto al vacío, especialmente para aquellos que tienen mucho miedo de delegar o que saben que varios de sus dirigidos necesitarán más tiempo para adaptarse. Sin embargo, para Gabrielle Tremblay, de la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Quebec, cuyos comentarios se publican en el periódico canadiense L'Actualité, no hay que tener tanto miedo frente a la situación insólita que atraviesa el mundo laboral :

Hay un gran mito en torno al home office. (Algunos ejecutivos) están preocupados por la caída de la productividad, mientras que los estudios muestran lo contrario. (...). A veces se produce un aumento de la productividad. En otros casos se incrementa la calidad del trabajo porque muchas veces las personas pueden llegar a tener alguna dificultad para concentrarse en la oficina y el home office les permite hacerlo.

Concentración y motivación antes que nada

 La productividad de un trabajador en home office es bastante difícil de evaluar. La razón es muy simple: esta actividad mal supervisada puede llegar a ser contraproducente por dos razones principales. En primer lugar, puede ser muy difícil para el trabajador separar su vida privada de su vida laboral. Para remediar a esto, tiene por consiguiente que crear un espacio de trabajo en casa. Desgraciadamente, no todos cuentan con apartamentos adecuados o suficientemente grandes, en particular todos aquellos que viven en las grandes ciudades (piense en París, Nueva York o Londres, por ejemplo). En segundo lugar, el home office no es adecuado para las personas que tienen dificultades para gestionar su autonomía o, peor aún, que tienen una cierta fragilidad psicológica que puede llevar a la adicción al trabajo. Estos elementos deben ser tomados en consideración por el empleador, incluso en el caso de una epidemia.

AndroidPIT rss feed anja
Motivación / © AndroidPIT

En general, los empleados tienen una opinión favorable del home office. Una de las mayores encuestas realizadas hace dos años en los países occidentales (EE.UU., Reino Unido, Alemania y Francia) confirma dicha opinión. Este estudio muestra incluso que el único desafío real para los trabajadores sigue siendo la concentración. Sobre todo, muestra que no hay una correlación directa entre las horas de oficina (9 am a 6 pm) y la capacidad de permanecer concentrado. Para el director de dicha encuesta, el director de EMEA North, Nigel Dunn, no se trata tanto de una cuestión de horas de trabajo, sino del miedo que tienen las empresas cuando se trata de tratar problemáticas de productividad :

Y se debe principalmente a la falta de confianza. Es comprensible que los empleadores estén nerviosos al no poder vigilar a sus empleados, pero hay soluciones. Con la tecnología actual, es fácil comunicarse con los empleados a distancia. También permiten que los empleados colaboren sin importar dónde estén.

El estudio concluye que el home office es una actividad esencial dentro de la búsqueda de optimización de los espacios de trabajo convencionales. Por otra parte, los resultados del equipo liderado por Nigel Dunn demuestran que los empleados consideran que pierden tiempo debido a la multiplicación de reuniones que no tienen tiempo de preparar bien o en procesos de toma de desiciones. Según esta investigación, los trabajadores tendrían la sensación de escapar de las limitaciones que existen cuando uno trabaja en un open space durante la semana. En sus recomendaciones, Dunn cree que lo más importante es que la persona pueda mantenerse motivada y centrada sin importar dónde esté.

Como lo demuestran los numerosos testimonios sobre el tema e investigaciones como la previamente mencionada, los trabajadores ya son móviles fuera de las paredes de la oficina. Los empleados están ahora más conectados, pueden hacerlo desde casa y tienden a pasar cada vez menos tiempo en el lugar de trabajo por elección o por política de la dirección. La improductividad del home office es, por lo tanto, un falso problema. La clave es mantenerse motivado y centrado. Al final depende de cada uno de nosotros. Depende principalmente de si estamos o no motivados por nuestro trabajo. Si odias tu trabajo, hacerlo en la oficina o en casa da lo mismo.

Suerte a aquellos de ustedes que están haciendo home office. No es fácil. Nunca nada es fácil. El que escribe lleva más de una semana encerrado y tiene además que cuidar a su hijo de 2 años ¿Quién sabe hasta cuándo?

¿Trabajas en casa debido a la pandemia? ¿Cómo te sientes al trabajar desde casa? Déjenos su comentario a continuación.  

Fuente: Forbes

Artículos recomendados

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición
Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición