Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

#TBT - Por qué nunca debes olvidar el Motorola Moto 360

#TBT - Por qué nunca debes olvidar el Motorola Moto 360

El mundo de los wearables, y en particular los relojes inteligentes, siempre me ha atraído desde mi infancia. Crecí viendo las películas de James Bond y K2000, dos mundos cinematográficos en los que los relojes de alta tecnología siempre han tenido un papel importante que desempeñar. La llegada y democratización de los relojes conectados hizo que uno de mis sueños se hiciera realidad en 2014 cuando compré el Moto 360 (1ª generación). En este artículo del Throwback Thursday de esta semana, en el que viajamos de nuevo al pasado, os voy a contar mi experiencia con el primer smartwatch de Motorola y su papel en mi percepción del desgaste de Android (WearOS, hoy).

Una compra no tan simple

La llegada al mercado del primer Moto 360 (y mi compra) no fue un camino de rosas, sino todo lo contrario. Anunciado a principios de 2014, el reloj conectado había acompañado el lanzamiento de Android Wear, el sistema operativo de Google. Desafortunadamente, a diferencia del LG G Watch, su mayor rival en su época, no fue hasta septiembre que el reloj estuvo finalmente en el mercado.

El Moto 360 había robado el foco de atención de todos los dispositivos de alta tecnología de la época (incluso el Galaxy Note 4 no era tan esperado como este reloj inteligente de Motorola) y rápidamente se agotaron las existencias debido a su éxito.Es difícil de creer que Motorola no se hubiera anticipado a la demanda que generaría su nuevo smartwatch, pero la realidad es que tardaría unos meses más en estar disponible.

La razón de esta locura fue que el Moto 360 fue uno de los pocos smartwatches con un diseño con esfera redondeada. Por primera vez, un reloj conectado ya no se parecía necesariamente a un pequeño ordenador conectado a una pulsera, sino más bien a un reloj clásico y a un objeto deseable. Si el reloj tenía un grosor relativo, seguía siendo ligero (49 gramos), y su correa, tanto para la versión de metal (la que yo había comprado) como para la versión de tela, era cómoda a diario. En resumen, el Moto 360 fue sin duda el smatwatch más bonito del momento. En aquella época el Moto 360 también creó un repentino interés en el mundo de los smartwatches, y la comunidad AndroidPIT experimentó un boom con muchos temas creados en el foro.

Para los que no se acuerdan, aquí hay un vídeo de recuerdo:

Sin soporte de software

Después de mi compra, usé este reloj diariamente durante casi un año hasta que ciertos inconvenientes finalmente me cansaron. ¿Por qué? Simplemente debido a la primera generación de Android Wear y a la falta de soporte de software de Motorola, además de una duración de la batería bastante baja y la falta de impermeabilización completa (a veces un poco problemática si hay que lavar los platos). El sistema de Google carecía de muchas funciones. Las aproximaciones de software, debidas en gran medida a la mala gestión de la pantalla redonda, también dificultaron el experimento. La llegada del Apple Watch unos meses después, en la primavera de 2015, enterraría un poco más los wereables con Android Wear en su primera versión.

Desafortunadamente, Motorola tampoco había previsto cosas a largo plazo para su primer reloj inteligente. Aunque tenía todas las características estéticas para ser el candidato perfecto para Android Wear 2.0, el procesador del Moto 360, un Texas Instruments Soc, no permitía la actualización y obligaba al fabricante a hacer demasiado esfuerzo para optimizar el sistema operativo. Un buen ejemplo de obsolescencia.

moto 360 new2
El Moto 360 parecía un caso medio perdido, debido en parte a sus especificaciones técnicas y al desgaste de Android. / AndroidPIT

Un punto de inflexión en el mercado de los relojes inteligentes

Sin embargo, a pesar de los defectos que finalmente fueron inherentes a la primera generación de un nuevo producto (mirad si no lo que le ha pasado al Galaxy Fold), el Moto 360 marcó un punto de inflexión en el mercado de los relojes conectados, que hasta entonces habían sido caricaturizados a menudo por su inutilidad y repulsivo diseño. La emoción generada por la primera generación del Moto 360 ha ayudado a los fabricantes a comprender la importancia de cuidar el aspecto de sus relojes inteligentes. Mejor aún, ha permitido que el público en general se interese por este tipo de dispositivos y que se establezca el mercado de los wearables. Desde entonces, ha crecido rápidamente y sigue creciendo año tras año (27,5% en 2018 según IDC).

¿Cuál es el smartwatch que aún recuerdas con emoción?

Artículos recomendados

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición
Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición