Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

7 min para leer 31 veces compartido 2 Comentarios

Las bombillas inteligentes de IKEA no son tan listas ni tan baratas

IKEA TRÅDFRI es la gama de iluminación inteligente que la empresa sueca pone a disposición de nuestra Smart Home a muy buen precio. La oferta es muy tendadora y está claro que una bombilla de LEDs consume menos y es más duradera que una bombilla tradicional. De todas formas vamos a ver si las bombillas inteligentes de bajo consumo de IKEA merecen la pena.

¿Para qué sirve una bombilla inteligente?

Muchos nos preguntamos sobre la finalidad de la existencia de las bombillas inteligentes. ¿Es necesario poder controlar tu lámpara desde internet? La verdad es que si lo piensas fríamente, no. Pero si el smartphone se está convirtiendo en el eje de nuestras vidas y en el dispositivo desde el cual controlamos cada vez más aparatos, las bombillas simplemente están en ese camino.

Poder controlar la iluminación de casa desde un smartphone o un mando a distancia es algo que tarde o temprano llegaría, como llegó el mando a distancia de la televisión, aunque ni mando ni tele sean necesarias. Además de poder controlar estas bombillas a distancia, los LEDs que las componen les otorgan la posibilidad de cambiar de tono, color o intensidad (dependiendo de cada tipo de bombilla).

IKEA TRADFRI 3397
Bombilla inteligente y mando no conectado a internet por 29,99€. / © ANDROIDPIT

Por lo tanto, las bombillas inteligentes son la nueva generación de bombillas que sirven para lo mismo que antes pero que ahora además consumen menos, duran más, cambian de color y se pueden controlar a distancia.

Ventajas e incovenientes de las bombillas inteligentes IKEA TRÅDFRI

Las bombillas inteligentes de bajo consumo tiene un precio extra comparadas con las bombillas tradicionales y también con las bombillas normales de bajo consumo. Este aumento de precio es debido en primer lugar, a que los componentes de la misma no son tan baratos como los de una bombilla tradicional, y en segundo lugar, el extra de conectividad que no tiene una bombilla de bajo consumo normal. Un LED con buena potencia lumínica tecnológicamente no es tan fácil de conseguir, por lo tanto es más caro.

IKEA TRADFRI 3418
Conectando una bombilla IKEA TRÅDFRI a su control remoto. / © ANDROIDPIT

Pero aunque el precio de la bombilla sea más alto hay que tener en cuenta que el consumo es mucho menor y duran más tiempo. Así al final ahorras dos veces: primero no tienes que cambiar tan a menudo de bombilla y segundo estas consumen mucha menos electricidad. 

Ventajas de las bombillas inteligentes de bajo consumo de IKEA

Conectividad sin smartphone o con smartphone

Tenemos dos opciones: control sin conexión a internet o estación conectada que puedes controlar con tu smartphone. Puede ser un poco peligroso tener toda la iluminación de casa conectada a internet si el software que la controla se ve afectado por un malware, así que para conspiranóicos poder apagar y encender las bombillas desde un mando a distancia totalmente aislado puede ser una ventaja. Para los que nos gusta tenerlo todo bajo control desde nuestro smartphone también hay un controlador que se conecta a internet.

Bajo consumo

Por suerte, todas las bombillas que la multinacional sueca tiene en su catálogo de Smart Home son de bajo consumo. En concreto, utilizan tecnología LED la cual consume menos energía y duran más que el resto de tecnologías de iluminación.

Alta luminosidad

Las bombillas inteligentes de bajo consumo de la línea TRÅDFRI (modelos BombLED-E27) tienen entre 950 y 980 lúmenes, algo que no todos los competidores ofrecen.

Controlar intensidad y tono

Desde su mando inalámbrico (o desde el smartphone) podemos cambiar la intensidad de luz y también elegir entre sus tres tonos (blanco normal, blanco cálido con tonos amarillos y blanco brillante con tonos azulados).

AndroidPIT IKEA Lamp 2
Tres tonos de intensidad. / © AndroidPIT

Inconvenientes de las bombillas inteligentes de bajo consumo de IKEA

Pesan bastante

Las bombillas IKEA TRÅDFRI (BombLED-E27) que hemos podido probar pesan nada más y nada menos que 158 gramos, 3 gramos más de lo que pesa el nuevo Samsung Galaxy S8. Para un teléfono es normal pero para una bombilla es algo a tener en cuenta, puede tener problemas con un flexo, por ejemplo.

Se calientan

Normalmente los LEDs son famosos por invertir casi toda la energía que le llega en luz y generar poco calor. Pero por desgracia las bombillas inteligentes de IKEA se calientan, y bastante. La parte metálica inferior puede alcanzar unos 40º-50º; la parte superior es de policarbonato y permanece algo menos caliente. Por lo tanto, hay que dejarlas enfriar antes de cambiarlas y tener cuidado del portalámparas que utilizamos.

Necesitan un centro de control

Esto algo habitual en este tipo de bombillas inteligentes, se conectan todas a través de un centro de control o mando que por supuesto hay que adquirir. En el mercado hay pocas ofertas de confianza donde la bombilla se conecte directamente a nuestro smartphone como por ejemplo hace la bombilla Xiaomi Mi Yeeligth.

IKEA TRADFRI 3402
Pesan bastante y se calientan. / © ANDROIDPIT

IKEA TRÅDFRI comparadas con la competencia Philips Hue

Bombilla E27 Precio Lúmenes Potencia Consumo Vida útil Garantía
IKEA TRÅDFRI 19,99€ 980 lm 12w A+ (*38,4€) 25.000h 2 años
Philips Hue 17,90€ 800 lm 9,5w A+ (*30,4€) 25.000h 3 años

*Consumo calculado en base a las horas de vida útil y al PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor) del kWh en España para Q1 2017 (0,128€/kWh). Equivalencia watios lumenes.

Muchos fabricantes se han subido al carro de la iluminación inteligente pero la principal competencia de la gama IKEA TRÅDFRI es su homóloga línea Philips Hue. Ambos fabricantes tienen ofertas parecidas pero los detalles son diferentes como podemos ver en la tabla superior. Las bombillas inteligentes de Philips consumen algo menos que las de IKEA.

Otro punto es que solo con las bombillas no hacemos nada, necesitamos un controlador para poder encenderlas, apagarlas y cambiar su intensidad. En ambas líneas tenemos controles que no se conectan a internet y otro que sí con el que podemos controlar las bombillas desde nuestro smartphone.

Para el kit de dos bombillas y controlador inteligente conectado a internet pagamos en IKEA TRÅDFRI 79,99€ y para Philips Hue 74,90€. El conjunto estrella de IKEA TRÅDFRI cuesta 29,99€ pero su mando no se conecta a internet.

Conclusión: ¿merecen la pena las bombillas inteligentes de bajo consumo de IKEA?

La respuesta puede ser algo complicada. Como hemos visto y comprobado las bombillas inteligentes de IKEA son algo más caras y consumen un poco más, que a la larga puede tener un buen impacto en la factura de la electricidad anual. Como beneficio tenemos bombillas más luminosas y podemos cambiar su tono. Las bombillas de Philips Hue las probaremos próximamente pero tienen buenos números.

AndroidPIT IKEA Lamp
Merece la pena comparar antes de comprar. / © AndroidPIT

Las bombillas de IKEA son compatibles con todos los productos de su propia línea de Smart Home TRÅDFRI. A finales de verano de 2017 se ampliará esta compatibilidad. Con el centro de control que se conecta a internet podemos usar nuestro smartphone con Android 4.4 en adelante o con iOS 8 en adelante y a partir de este verano también Google Home, Apple HomeKit y Amazon Alexa. El pack más básico solo tiene un control remoto para controlar 10 bombillas y no se conecta a internet.

Las bombillas Philips Hue son compatibles con toda la gama Hue y con los productos de Nest, aquí puedes ver los productos compatibles Hue. En centro de control Hue soporta smartphones desde Android 2.3 o iOS 8 y Apple HomeKit desde iOS 9.

Resumiendo: si quieres ahorrar en la compra y en la factura la solución de Philips es mejor. Pero si necesitas más iluminación las bombillas de IKEA te dan unos cuántos lúmenes más, además de poder cambiar el tono de la luz.

¿Tiene bombillas inteligentes en casa? ¿Cuál es tu elección?

31 veces compartido

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:

  • Pues yo estuve a punto de comprar las Philips HUE, que eran compatibles también con el ambilight de sus televisores, pero al final me decidí por la gama de bombillas de easybulb, que si, son un poco caras, pero podía conectar un controlador para controlar una tira de leds que tengo colocada en el mueble.


  • Me parecen carísimas. Por ahora, voy a seguir levantándome del sofá cada vez que quiera encender o apagar la luz.

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información