Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

¿Estamos ante los últimos días de los coches en propiedad?

¿Estamos ante los últimos días de los coches en propiedad?

Autonomía es una palabra que oímos a menudo con referencia a los coches que se conducen por cuenta propia. La libertad, por otro lado, es algo que estamos acostumbrados a ver en la publicidad de automóviles. Pero, ¿más de lo primero significa menos de lo segundo? Es muy posible que ya estemos en el camino hacia un futuro sin tener un automóvil en posesión.

Internet puede haber sido una revolución en las comunicaciones, pero también está cambiando inexorablemente nuestra relación con la propiedad, ya que los bienes y servicios se convierten en cosas a las que se accede a través de aplicaciones o incluso de un breve comando a nuestro asistente de voz, convocado desde la nube como si fuera un genio en una historia de fantasía. Pero esta comodidad, que puede ser barata en términos de dinero, tiene un costo de libertad.

Cada vez somos menos dueños realmente de lo que hemos comprado. Muchos de nosotros consumimos nuestra música a través de Spotify, películas a través de Netflix, videojuegos a través de Steam. Podemos tener 'licencias' para acceder a algo a través de una empresa, pero todavía dependemos preocupantemente de un tercero para gestionar el acceso a 'nuestras' cosas.

Esto no sólo se aplica al contenido multimedia. Hemos visto, por ejemplo, cómo AirBnB ha incentivado eficazmente a los propietarios para que mantengan las codiciadas zonas urbanas disponibles para alquilar a los turistas, que pagan más, en lugar de ponerlas a disposición de los locales para que las compren. 

Y así va con el transporte. La pregunta es, ¿cuánto tiempo tomará? ¿Y hasta dónde podría llegar?

Conveniencia vs. cultura automovilística

El avance de los coches de autoconducción va de la mano con las empresas que comparten viajes. Uber, Lyft, Waymo y compañía están desarrollando taxis autopropulsados, pero no se detendrán ahí. Flotas de vehículos autónomos se encargarán de la carga y también servirán como hoteles móviles e incluso como burdeles. Según un estudio realizado en 2017 por el centro de investigación tecnológica Rethinkx, la propiedad privada de automóviles en Estados Unidos descenderá en un 80% para el año 2030.

Esta línea de pensamiento explica por qué a medida que las flotas de vehículos autónomos se extienden y se vuelven más asequibles y de fácil acceso, muchas personas se deshacen de la propiedad de los vehículos. Después de todo, ¿por qué ponerte a financiar un coche, alquilar una plaza de aparcamiento, etc. cuando un servicio de suscripción barato puede poner un coche a tu disposición con sólo un toque?

self driving hotel room
El concepto de una habitación de hotel autodirigida. / Estudio de diseño Aprilli

Hay algunos beneficios obvios en esto. Para empezar, sería mucho menos derrochador: por término medio, los coches vendidos en los EE.UU. permanecen aparcados más del 95% del tiempo, ocupando sólo un espacio, pero un coche que se conduce por sí solo pasaría al siguiente usuario en lugar de estar aparcado. Esta eficiencia y la necesidad de un menor número de coches en general serían buenas para el medio ambiente, y potencialmente cambiarían la planificación urbana para mejor - el espacio que se reservaría para los carriles de las calles y los aparcamientos podría ser utilizado de forma diferente. San Francisco y Pittsburgh ya están ajustando la planificación urbana para tener en cuenta los vehículos de autoconducción.

Si el futuro sin propietarios de automóviles es algo que se espera, entonces uno de los principales obstáculos es extender el tipo de servicio ya que podría ser una gran ayuda para los espacios urbanos congestionados a las zonas rurales y remotas. Como alguien que ha hecho autostop a través de largas distancias, la idea de compartir el viaje a través del país no es necesariamente absurda. Incluso ir al super con la familia podrías hacerse a través de vehículos autónomos una vez que la infraestructura esté en su lugar.

Pero la mercantilización de los automóviles va en contra de la forma en que se nos ha enseñado a pensar en los vehículos durante años. Los coches se han comercializado durante décadas como símbolos de estatus y objetos fetiche infundidos de un poderoso simbolismo. El chiste del cliché de un coche caro como compensación por una deficiencia en la masculinidad no necesita ser repetido, pero el hecho es que los coches todavía se venden con la promesa de que otorgan poder, libertad y popularidad al comprador.

Porsche taycan
Porsche se está adaptando a la energía eléctrica, pero cuando se trata de la autoconducción, ¿importa una marca de lujo? / TechCrunch

El financiamiento de automóviles para la propiedad personal es un negocio grande y arraigado, que no se hundirá sin lanzar un contraataque de marketing a la economía compartida. Y además, cuando Uber y compañía cambian de una flota de vehículos propiedad de sus conductores a una flota controlada por la compañía, se obtiene una economía de alquiler mucho menos atractiva, que no es la de compartir.

¿Serán los millennials la generación que "mate" a los propietarios de automóviles?

No, por supuesto que no. Como es habitual en estos casos, los millennials no matan nada, sino que reaccionan a las circunstancias que les impone la economía. Un estudio de la Universidad Wharton de Pensilvania señala que, aunque los millennials tienen una tasa más baja de propiedad de automóviles que las generaciones anteriores a su edad, esto podría tener más que ver con el colapso financiero de 2008. Es posible que esta generación quiera comprar sus propios coches, al igual que quieren comprar casas, pero en última instancia, simplemente no pueden permitírselo. Hay indicaciones en el estudio de que una vez que hayan ahorrado suficiente dinero, los millennials más mayores seguirán comprando automóviles, pero sólo a una edad más tardía que las generaciones anteriores, más prósperas.

Incluso como un urbanita que personalmente desprecia los coches, no puedo decir que acojo con total satisfacción la visión utópica de que los vehículos de autoconducción bajo demanda sustituyen a la propiedad de los coches que son un derroche. Cada vez más, estamos empezando a reconocer que la conveniencia y los ahorros prometidos por las grandes tecnologías como Facebook y AirBnB pueden tener desventajas ocultas que tienden a revelarse más adelante.

En el caso de los vehículos autónomos, el escenario está cediendo demasiado control sobre nuestros movimientos a corporaciones privadas que no rinden cuentas, volviéndose dependientes de una entidad que podría eliminar un servicio cuando le plazca, y se desarrolla e `interrumpe' más rápido de lo que la regulación gubernamental puede mantener. Tal vez hay algo de cierto en la promesa de libertad en esos anuncios cursis de coches después de todo.

¿Crees que veremos el fin de la posesión de un automóvil personal en nuestra vida? ¿Será eso algo bueno o malo?

Artículos recomendados

Sin comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición
Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición
[Error]