Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

39 veces compartido 1 comentario

La inteligencia artificial ¿ahonda aún más la Brecha digital?

Apple, Amazon, Google, Microsoft... Todas estas empresas trabajan en el campo de la inteligencia artificial, sobretodo en sus asistentes por voz como Alexa, Cortana o Siri. Aún sigue creando escepticismo el tema, que poco a poco se introduce en nuestras charlas de ascensor, competiendo con el fútbol o el tiempo. Muchos de los avances de esta tecnología se llevan a cabo actualmente en China.

Últimamente he estado siguiendo algunos foros de Facebook y sus discusiones en torno a la inteligencia artificial (IA) Tras mi pequeño experimento smarthome, se ha convertido también para mi en un interés conocer sobre el uso energético que conlleva o los clásicos temas sobre escuchas, vigilancia, represión estatal o simplemente sobre la invasión encubierta de anuncios. De Philips Hue y Amazon se pasa rápido a hablar de George Orwell y su 1984.

De momento AI sigue siendo una herramienta para interactuar con los usuarios a través de la voz, para lo que se necesita micrófonos, o a través de marcas biométricas, sensores de huellas y cámaras, con los que se controla el asistente. Por lógica, estos sistemas funcionan a través de numerosas aplicaciones técnicas y recaban muchos datos del usuario. El bloqueo de datos requiere un esfuerzo activo por parte del usuario y disminuye la utilidad de la aplicación, lo que deja abiertas muchas preguntas al respecto de la seguridad, privacidad e intimidad de datos sensibles.

Baidu llega pisando fuerte en el tema de la inteligencia artificial

Paralelamente a las grandes compañías estadounidenses que trabajan en China, Baidu, trata de convertirse en un referente. Qi Lu, su CEO que antes trabajó para Microsoft en el equipo de desarrolladores de Cortana como mano derecha del CEO de Microsoft Satya Nadella, ha explicado en una entrevista para Wired lo que les diferencia de sus competidores.

Afirma que "ya hemos sobrepasado técnicamente a la competencia". Con Baidu Brain tocan todos los palos. Son actualmente la única compañía que separa la percepción de el nivel de procesamiento cognitivo, mientras que en otras áreas son agrupados.

Para Lu, más importante que la tecnología es aún el ecosistema en el que se encuentra sumergida y los servicios que se puedan prestar en él. Este experto declara que Amazon y su asistente Alexa, no es una solución técnicamente mejor que otras del mercado, pero provee al usuario de la mayoría de funciones y al proveedor de las oportunidades de ingresos que necesita. Baidu se sitúa actualmente como número dos global tras Amazon.

Neveras artificialmente inteligentes de Baidu

Para Lu es muy importante que Baidu tenga una extensa red de socios, a los que provee con su tecnología, incluso para neveras o aires acondicionados. Baidu desarrolla su propio software llamado DuerOS.

Baidu no se ha centrado en el mercado de asistentes para Norteamérica, pues considera la patente diferencia de situaciones en las viviendas. Las viviendas chinas, aunque sean de familias con alto poder adquisitivo, son frecuentemente más compactas y con más movimiento que en América o Europa, lo que supone otros retos desde el punto de vista técnico. Son más afines a lo que sería Japón, India o Brasil, aquí es dónde Baidu se ve mejor posicionado que sus competidores. En la expansión global en éstos países, nada se le interpone en su camino.

Lu también enfatiza que la AI no es sólo una tecnología sino que tiene un impacto en el medio ambiente, la sociedad y la política. "La protección de la privacidad debe estar a la vanguardia para generar confianza en el usuario". Esto significa, por ejemplo, que las conversaciones privadas no deberían encontrar su camino a la nube. Esta declaración de intenciones sorprende, proviniendo de una empresa con sede en China y supondría lo contrario de lo que ocurre en Alemania, cuya agencia de protección de datos (BND), al igual que la NSA americana, no tuvo reparo en su día de saltarse sus propias leyes federales al respecto. En España desde la entrada en vigor de la "ley mordaza", tampoco debemos sentirnos conformes.

Naturalmente la regulación es fundamental

Tan emocionante como el desarrollo técnico de la inteligencia artificial es "y todavía estamos bastante al principio" lo peligroso que pueda llegar a ser. El carismático jefe de Tesla, Elon Musk, que tiene su propio equipo de investigación de AI con "OpenAI".

Los aspectos sociales y las oportunidades que se derivan de la creación de redes cada vez mayores requieren reglamentaciones consecuentes que deben aplicarse en todos los países. En vista de la rapidez con que se hacen los acuerdos internacionales y las regulaciones confiables en ortos aspectos, no me hago vanas ilusiones: no sucederá tan rápidamente, para nuestra desgracia.

La precaución es absolutamente necesaria, ya que a los estados y las empresas les brillan los ojos con respecto a las posibilidades de mercantilización de la IA. Este breve vídeo del Informe Mundial de ARD (televisión nacional alemana) muestra el impacto que esto puede tener en la sociedad.

Una vez más: el miedo y la reticencia al cambio tecnológico-científico son malos consejeros, pero no se puede abrazar cualquier novedad sin una reflexión ética que la legitime. Ya que el tema de la inteligencia artificial seguirá largamente en el candelero y con el sus oportunidades, posibilidades y riesgos. el discutirlos y hacerlos patentes no puede considerarse, sino una gran responsabilidad y algo ventajoso, porque determinará nuestras relaciones en el futuro.

39 veces compartido

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:

  • De hecho yo diría que la recorta, acerca a los humanos el lenguaje máquina aún más que el código en si y las interfaces

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información