Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Opinión 5 min para leer 2 Comentarios

La revolución 5G: lenta pero segura

La revolución 5G apenas está empezando, muy lentamente, pero cuando el sucesor de la telefonía LTE se haya establecido no podremos olvidarnos de él. Huawei es una de las empresas que están colaborando en el desarrollo del 5G. Durante una charla en Berlín, los expertos de Huawei aclaran cuáles son las ventajas del 5G y cuándo se lanzará el nuevo sistema.

Más, más y más rápido. Este no es el único enfoque del 5G. El nuevo estándar de telefonía tiene muchas características que pueden utilizarse de diversas formas, siendo mucho más flexible que las tecnologías precedentes. Además del aumento de velocidad, es importante la reducción considerable en los tiempos de reacción, es decir la latencia, algo muy importante para poder sumar a la red 5G elementos nunca antes utilizados.

Para Josef Eichinger, director de 5G Wireless System Design en la sede de Huawei en Múnich, el desarrollo del 5G se compara con la invención de la telefonía móvil, pero con más áreas de uso. "Antes, solo se podía hablar por teléfono desde casa, pero eso cambió cuando llegaron los móviles. Con la tecnología 5G, este mismo cambio podrá aplicarse a otros campos.", afirma Eichinger. Es decir, que gracias a la reducción de la latencia y a las altas velocidades, ya no habrá ninguna diferencia entre estar en casa o de camino a algún lado para disfrutar de contenidos VR o AR, vídeos en alta resolución o juegos que se verán igual que en el ordenador.

El 5G mejorará las tecnologías de nube

Muchos de los contenidos que se visualizarán en smartphones y otros dispositivos se procesarán en la nube. Podrán ser juegos, programas gráficos, realidad virtual y mucho más. Gracias a la reducción de latencia y el aumento de velocidad, ya no será posible diferenciar dónde están almacenados los contenidos. En el momento en el que el 5G no convenga, por ejemplo porque consume demasiada energía, podrías volver a usar el 4G. En la mezcla está la clave de una verdadera revolución.

Kirin 980 1
El Kirin 980 puede combinarse con un módem 5G. / © Huawei

Pero para eso, los fabricantes de smartphones tendrán que poner su granito de arena. Porque el 5G usa muchas antenas más que el 4G. Chiang Feikou es responsable de este desarrollo en Huawei Consumer Business Group, y resalta las dificultades de llenar los móviles con todavía más componentes para posibilitar la recepción de la señal. La consigna es clara: los dispositivos no deben ganar peso ni tamaño. Esto quiere decir que los ingenieros tendrán un arduo trabajo que hacer.

La tecnología 5G es tan importante para la industria como para el consumidor final. Las grandes empresas podrían sincronizar plantas inteligentes, guardar los datos de sus robots en la nube y operar sus vehículos (que en algún momento serán autónomos) desde la lejanía. En estos casos también podrían ser útiles pequeñas redes 5G locales, con recepción en las áreas designadas y que usen rangos de frecuencia solo disponibles para tales fines.

Las frecuencias 5G aún no están licitadas

Hablando de frecuencias: todavía tienen que distribuirse, y en España eso sucederá como muy tarde a principios de 2019. En el área de los 700 MHz hay dos bloques de frecuencia por proveedor, mientras que en el resto de bandas no hay ningún límite previsto. Esto podría ocasionar disputas, como ya ha sucedido en el pasado.

En algunas ciudades, el montaje de la red ya ha comenzado. Las antenas 5G son como cajas planas y cuadradas que se fijan a los poste de telefonía. Pero esto no será suficiente para el desarrollo completo de la red. Si el objetivo es que el 5G tenga una extensión tan completa como el 3G y el LTE (y hay buenas razones para ello), entonces tienen que haber nuevos emplazamientos para las antenas. Esto depende el alcance de cada banda de frencuencia, que puede estar muy por debajo del de UMTS y LTE, como afirma Michael Lemke de Huawei durante nuestra charla en Berlín.

dl lte techniker 1
Para desarrollar la red de 5G se necesitan nuevas antenas. / © Telekom

Una cosa está clara, tanto Lemke como sus colegas lo confirman: durante un tiempo, el 5G y el 4G tendrán que convivir. No hay planes ni buenas razones para renunciar a la mantención ni el desarrollo de las redes LTE. Esto no cambiará ni con la llegada del 6G, tal es la opinión de los expertos de Huawei.

Ya se están concibiendo las primeras ideas para el 6G

Seguramente pasarán muchos años hasta que llegue el sucesor del 5G. Pero la Comisión Europea ya está recopilando ideas y conceptos de personal especializado para ver cómo será el próximo paso de la telefonía móvil. Lo decisivo para el 6G es el conjunto de necesidades y aplicaciones que la industria y los proveedores definirán junto con los clientes. Mohamed Madkour, vicepresidente de Global Wireless Networks Marketing & Solutions en Huawei, destaca que el 6G solo podrá concebirse y desarrollarse una vez que esté claro qué uso puede tener la tecnología sucesora del 5G.

Pero hasta ese momento queda mucho y el lanzamiento del 5G todavía está lejos. El año que viene se pondrán en marcha los primeros proyectos piloto, y en 2020 llegaría la versión definitiva. Sin embargo, los proveedores calculan que el 5G tendrá un papel importante en los smartphones de consumidores finales recién alrededor de 2022. Un plazo de cuatro años es mucho tiempo, así que no os apuréis si un fabricante os ofrece los primeros smartphones 5G por un precio elevado. Lo cierto es que la revolución del 5G va lenta pero segura, y ninguno de nosotros querrá perdérsela.

¿Qué opináis sobre la tecnología 5G? ¡Comentarios bienvenidos!

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

Artículos recomendados