Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Movilidad 4 min para leer 1 comentario

¿Robar un Tesla? Mala idea

Robar un coche nunca es una buena idea, pero si realmente queréis uniros al gremio de los ladrones de autos, es mejor que saber con quién estáis tratando. ¿Os gustaría robar un elegante y precioso Tesla Model S? Podría ser la idea más estúpida que hayáis tenido, y en este artículo os contamos por qué.

Lo difícil no es entrar... sino salir

Para un ladrón equipado con las herramientas adecuadas, entrar en un Tesla es un juego de niños. El truco utilizado es muy conocido y no solo funciona con los coches de la famosa marca de vehículos 100% eléctricos. En la práctica, el intruso "escucha" la señal enviada por el mando del llavero y la registra con una sonda y un PC o tablet. Una vez que se ha grabado la señal correcta, se puede reproducir a voluntad para abrir las puertas del coche.

Es exactamente lo que han hecho dos simpáticos individuos cuando intentaban robar un Tesla y quedaron grabados por las cámaras de vigilancia del propietario. No habréis pensado que el dueño de un Tesla dejaría de proteger su coche con aparatos de alta tecnología como simples videocámaras nocturnas, ¿verdad?

El vídeo merece ser visto no sólo para entender cómo operan estos criminales, sino también para divertirse un poco viendo cómo intentan desconectar el enchufe del coche eléctrico. Al no ser consciente de la presencia de una pequeña llave que funciona como una cerradura, uno de los dos ladrones sigue tirando del cable hasta que logra su objetivo después de varios esfuerzos.

Si decidís emprender la tarea vosotros mismos después de haber aprendido de los errores ajenos, no creáis que está todo hecho con solo poner al Tesla en marcha. Todos los Tesla están equipados con un sistema GPS que envía constantemente datos sobre su ubicación a los servidores de la empresa, para mejorar el software de conducción autónoma y para la localización del coche a través de aplicaciones. En resumen, aunque pudierais escapar en coche, no llegaríais muy lejos antes de ser capturados por la policía....

Hasta ahora, solo han desaparecido tres Tesla

Si eliminamos de la lista los coches Tesla destruidos en desafortunados accidentes de coche más o menos graves, el número de coches de la marca robados y desaparecidos asciende a solo 3. Habéis leído bien, casi todos los 115 Tesla robados desde 2011 (el año del primer robo) hasta el 31 de mayo de 2018 han sido encontrados y recuperados.

En un mercado en el que la tasa de recuperación de coches robados está alrededor del 60%, Tesla se posiciona lo más cerca posible del 100%, lo que hace que los coches de la marca se encuentren entre los más difíciles de robar. En 2016, el valor total del éxito en la recuperación de coches robados era de alrededor del 58,4%, en ese año Tesla podía presumir de una recuperación del 100%.

MW GO093 tesla 20180809140820 ZH
Quién sabe qué pasó con los tres Tesla que nunca se recuperaron... / © MarketWatch

Un smartphone sobre ruedas

Además de las dificultades para subir al coche, ponerlo en marcha y conducirlo durante el tiempo suficiente, el piloto automático y la tecnología de navegación GPS permiten que la recuperación de un Tesla robado sea mucho más fácil, para alegría de los propietarios y decepción de los delincuentes que esperan algo de dinero fácil mediante la reventa de piezas del coche a los talleres de reparación.

Hoy en día, Robar un Tesla es comparable a robar un teléfono inteligente. Ambos dispositivos pueden ser perfectamente localizados incluso cuando están apagados, y es virtualmente imposible hacerlos desaparecer a menos que estén completamente desmontados. Como me dijo un día mi colega Pierre de AndroidPIT Francia:

El Tesla es más como un PC al que se le ha construido un coche alrededor, al contrario que otros coches a los que se les ha añadido un PC a posteriori.

No puedo estar más de acuerdo: los Tesla están construidos con la tecnología como núcleo de la experiencia, y es esta tecnología la que defiende al coche de posibles delincuentes.

Es fácil entrar en un Tesla y llevarlo a dar un paseo, pero es muy difícil, si no casi imposible, salirse con la suya. Si os interesa empezar un nuevo negocio en esta dirección, es mejor concentrarse en otras marcas, los dos coches más robados son por ejemplo el Honda Civic y el Honda Accord, ¡pero yo no he dicho nada, que quede claro!

Fuente: MarketWatch

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

Artículos recomendados