Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación.

13 min para leer 32 veces compartido 3 Comentarios

El principio Apple: iPhone, iPad &Co. se venderán gracias a sus contenidos

Con el iPhone X, Apple ha creado una vez más un smartphone que se va a convertir en el objeto de deseo para muchos la próxima navidad. Millones de usuarios de smartphones acudirán como zombis a las tiendas (digitales o físicas) para comprar el nuevo teléfono con el logo de la manzana en su parte posterior. Pero ¿de dónde viene toda esta fascinación por Apple? ¿Realmente se debe al hardware? ¿O hay algo más en el universo Apple que se esconde entre todas esas características de un iPhone, que hace que los usuarios se sientan tan atraídos?

Os lo puedo ir avanzando, la respuestas es que sí. Tengo un MacBook, utilizo un iPhone 6 Plus y estoy entre los que cada año se sientan delante de la pantalla para seguir por livestream con auténtica fascinación los últimos highlights que nos llegan de Cupertino. Incluso, confieso que a veces me pasa que justo después de esto siento un deseo incontenible de llamar a mi proveedor de telefonía para que me reserve uno de estos dispositivos aun a costa de ampliar mi contrato. ¿Pero por qué? Para ser honesto, el hardware de Apple no destaca en absoluto por contar con tecnologías novedosas o absolutamente innovadoras. En lugar de esto, lo que hace es implementar las funciones y características de una forma que resultan más útiles en el uso cotidiano. Pero si nos fijamos en toda la estructura de Apple, nos daremos cuenta rápidamente de que no son las actualizaciones anuales del hardware de sus productos las que desatan este furor, sino que hay algo más. Y para aclarar esto, solo tengo que echar un vistazo a mi pasado:

2000 - El primer contacto

Mi primera «adicción» al mundo Apple comenzó mucho antes de que apareciera el primer iPhone (presentado en 2007). Ese primer contacto se produjo gracias a Mac OS X. Tras muchos años usando Windows llegó un punto en que llegué a odiar Windows 95, 98 y Millenium. Cuando el sistema empezaba a ir lento (o incluso antes) había que volver a instalar todo de nuevo: los controladores de la placa base, tarjeta de vídeo, módem, puertos USB y todos los periféricos. Todo ello después de haber tenido que reinstalar Windows. Para una instalación de estas era normal tener que reservarse todo un fin de semana. Cuando uno es joven, puede llegar a producirle una cierta diversión todo este proceso de reinstalación de Windows, y hasta tomárselo en cierto modo como un acontecimiento. La recompensa a este esfuerzo era volver tener un sistema recién instalado y rápido.

A pesar de esta «diversión» en torno a esta fiesta en que se convertía reinstalar Windows, en el fondo ya había algo en mi interior que me decía que tenía que haber una alternativa mejor a Windows. Probé con Linux, tanto SuSE como Red Hat, pero no me servían para lo que yo quería. Principalmente por el software, y sobre todo por la gran cantidad de juegos que no tenía disponibles, y que sin embargo, sí que podía utilizar en Windows. Durante el CeBIT 2000, tuve la oportunidad por primera vez de probar Mac OS X, y me impresionó. Gracias a la máquina virtual integrada en Mac OS X se podía usar todo el entorno clásico, así como la gama de software de Mac OS 9.

Al principio, este sistema operativo aún no contaba con todas las características ni tenía un rendimiento tan bueno como ahora. Esto cambió con Mac OS X 10.1, en el que se escondía la «droga» que hizo que me enganchara definitivamente al mundo Apple: ¡iTunes y su extensión hardware en forma del primer iPod! Hasta ese momento no había habido ningún fabricante de hardware o proveedor de servicios de audio que hubiera entendido tan bien como Steve Jobs, y sus desarrolladores de productos de Apple, cómo crear un paquete musical tan bien ideado y sencillo de utilizar. Incluso Sony, con su serie Walkman, junto con la que he crecido, no podía alcanzar al iPod, que contaba con 5 GB y era extremadamente sencillo de usar gracias a su clickwheel. El que quería tener un iPod por aquel entonces, debía usar iTunes. Y quien quería utilizar iTunes, necesitaba un Mac. En 2002 apareció también una versión para Windows del iPod, aunque el software que le acompañaba (MusicMatch Jukebox) no era tan cómodo de usar como iTunes. Un año más tarde, Apple eliminó la separación entre las versiones de Mac y Windows.

2004 - Hola iTunes Music Store. Hasta siempre Napster

Hasta la fecha, iTunes era única y exclusivamente un reproductor multimedia y una herramienta de sincronización para el reproductor móvil de Apple. A partir de 2004, este reproductor de música se transformó en una auténtica tienda de música. Una vez más, Apple había conseguido lo que hasta entonces parecía imposible. En la nueva iTunes Music Store un usuario podía comprar una canción por 99 céntimos, o un álbum completo por 9,99 euros. Por aquel entonces, la competencia vendía las canciones normalmente a 1,29 euros o incluso más. Los amantes de la música empezaron a usar cada vez más la iTunes Music Store, debido a sus precios y a su amplio catálogo, puesto que Apple era capaz de ofrecer la música de las discográficas de los artistas más importantes. iTunes Music fue la sentencia de muerte para Napster y compañía.

2007 - iPhone, el iPod con función teléfono y navegador

La llegada del iPhone se produjo en un momento en que la fuerza que impulsaba el éxito de los productos venía a través de Internet. Existía ese deseo de descubrir contenidos como las páginas web. Ya existían productos, como el Nokia Communicator, con los que se podía navegar por Internet. Pero el iPhone era mucho más fácil de usar, al tiempo que ofrecía la funcionalidad de un iPod con el que poder seguir escuchando los contenidos musicales que se habían ido adquiriendo a lo largo de los años. El iPhone ya estaba pensando para poder consumir contenidos en todo momento y en cualquier lugar de forma sencilla.

¿Qué smartphone era capaz de ofrecer una pantalla táctil en 2007? ¿Qué smartphone podía ofrecer una integración tan buena como la de iTunes en el iPhone? De hecho, en 2005, Motorola en colaboración con Apple lo intentó, pero el Motorola Rokr E1, a pesar de tener una memoria ampliable hasta 1 GB, solo era capaz de almacenar 100 canciones, una limitación que no convenció a los usuarios de iTunes. En mi caso, no me hice con un iPhone de segunda ni tercera generación. Pero con el iPhone 3GS ya había llegado el momento y volví a sucumbir a la «iPhonemanía». Después vinieron el iPhone 4, el iPhone 4s, el iPhone 5, el iPhone 5s, y más recientemente, el iPhone 6 Plus. Durante todo este tiempo me convertí incluso en una especie de distribuidor para la compañía de Cupertino. Convencí a muchos amigos de lo fácil de usar que era Mac OS X. A través de iTunes mis amigos se acabaron pasando al iPhone. Y mi propia familia usó algunos de los antiguos iPhones que yo había dejado de usar.

Aparecieron las aplicaciones y la música, a menudo álbumes exclusivos o canciones y grabaciones de festivales anuales de música en directo como los iTunes Festivals (con grandes estrellas de 2007 a 2017 y unas ventas muy buenas). También me fascinaban las nuevas posibilidades del iPhone, la sencillez de la App Store, con un catálogo de aplicaciones en constante crecimiento. Cada vez me compraba más canciones a través de iTunes, que podía disfrutar en mi Mac y en mi iPhone.

2014 - Falta de ideas, en busca del siguiente éxito

Después del iPhone 6 Plus empezó a disminuir mi adicción al mundo Apple. Las ventajas de un sistema tan bien equilibrado tanto en hardware como en software ya no me enganchaban tanto. Desde el punto de vista de los contenidos, la competencia había recortado mucho terreno, e incluso Apple se había quedado algo dormido en cuanto a contenidos en formato vídeo. No en lo que respecta a las películas, sino en series que los usuarios empezaron a consumir en plataformas como Netflix y Amazon Prime Video. Estas plataformas de contenidos ya eran multiplataforma y podían utilizarse tanto en smartphones Android como iOS.

Samsung002
La clase Galaxy S de Samsung, junto con Android OS, empezó a convertirse en una amenaza para el iPhone y para iOS / © ANDROIDPIT

Puesto que los smartphones Android eran más económicos, la gran mayoría de usuarios empezó a pasarse al sistema operativo de Google. Una tendencia que pude comprobar incluso en mi entorno más cercano. De repente, los usuarios más fieles a iPhone empezaron a pasarse a smartphones Android de Samsung, LG y HTC. Incluso yo mismo, debido al privilegio que tengo gracias a mi trabajo, que me permite probar muchos smartphones de diferentes fabricantes y con múltiples versiones de Android, poco a poco fui haciéndome menos dependiente de iOS y del iPhone.

apple kauft beats dr dre tim cook
Johnny Iovine, Tim Cook, Dr Dre y Eddy Cue después de la compra oficial / © Apple

Con respecto a los contenidos, cada vez empezó a haber más vídeos, series de televisión y películas, pero ya no tenía que adquirirlos necesariamente a través de Apple iTunes. Había alguna que otra oferta exclusiva, aunque solo por tiempo limitado. En un intento de imitar un poco el modelo de Spotify, Apple absorbió a Beats by Dr Dre, incluyendo Beats Music, con el objetivo de crear una estación de radio global y hacerse un hueco en el mercado en auge en el que se estaba convirtiendo el streaming de audio. Pero seamos sinceros, era un producto «me too» (yo también). Mientras Apple se centró durante este periodo en el streaming de audio, fue creciendo la competencia en el sector del video on demand (vídeo a la carta) de la mano de Netflix y Amazon. Tanto Netflix como Amazon se dieron cuenta pronto de que solo podían seguir captando clientes si, junto a los contenidos que ya tenían, añadían además producciones propias. Entre las más conocidas y de mayor éxito están, sin duda, la serie House of cards (Netflix), premiada en los Emmys y los Globos de Oro, y Transparent (Amazon Studios).

Así que el iPhone 6 Plus y el iPhone 6s de mi esposa son los últimos iPhones que se compraron en mi entorno más cercano. El iPhone 7 apenas me aporta un incentivo o un valor añadido en el uso diario.

2017 - Apple despierta del letargo

Llevo dos años desenganchado. Dos años sin un nuevo iPhone, sin un nuevo iPad, ni tampoco un nuevo Mac. Entretanto, dos discursos de presentación del iPhone. Todo el rato me preguntan si ya he probado el nuevo iPhone. Y siempre respondo con un «no» y añado un «pero» que va siempre en la misma dirección: «No, pero si te soy sincero, la nueva generación de iPhones no ofrece muchas cosas nuevas». ¿Pantallas sensibles a la presión? Fascinante desde el punto de vista técnico, insignificante en el uso diario. ¿Cámara dual? Está bien, pero personalmente no me ofrece ningún gran valor añadido. iTunes ya no ofrece tantísimos contenidos exclusivos. Con un poco de paciencia, se pueden conseguir álbumes, canciones sueltas, películas o series en otras plataformas de la competencia. Google incluso ofrece la posibilidad de casi subir la biblioteca musical de iTunes. Todas las pistas que uno haya comprado previamente en iTunes se añaden a la cuenta en Play Music.

iphone 6s 3d touch 2
3D Touch no es algo especialmente importante para mí en el uso cotidiano / © Apple

Las series de televisión que he mencionado antes, han hecho el resto. House of cards me enganchó a Netflix. Amazon me ha capturado con la primera temporada de The Grand Tour. En la sala de estar tengo una Fire TV y en el dormitorio un Fire Stick conectado a la tele. Para satisfacer al jugador que llevo dentro, cuento con una Xbox One y un Nvidia Shield TV junto con GeForce Now. Apple TV, Apple Music o contenidos en vídeo de Apple han dejado de ser mi opción preferida.

 

Pero desde el comienzo de este año, Apple se ha colado en el primer plano de los contenidos exclusivos. Primero con Planet of Apps, un programa centrado en aplicaciones, producido y distribuido por iTunes. Y en segundo lugar con Carpool Karaoke, de James Corden, que enseguida pasó a ser exclusivo de Apple Music.

Sin hacer mucho ruido, el gigante dormido de Cupertino va despertando lentamente de su sueño profundo y va haciéndose con los servicios de altos directivos y creativos de Sony Pictures. Kim Rozenfeld, Max Aronson y Ali Woodruff contarán con un presupuesto multimillonario para crear producciones para Apple en el futuro. Rozenfeld para series documentales, Aronson para el apartado drama y Woodruff obtiene el título de «Director of creative affairs» (director de asuntos creativos).

Según informaciones del sector del entretenimiento, parece que Apple está metido en la disputa por los futuros derechos del agente secreto más famoso de la gran pantalla. Sony Pictures, Amazon y Apple están luchando por conseguir los derechos de 007. Todavía no se sabe si la separación entre Disney y Netflix anunciada para 2019 tiene alguna relación con los planes de expansión de Apple. A pesar de que Disney tiene la intención de empezar a vender a partir de 2019 sus películas y series directamente a través de su propia aplicación, los analistas especulan desde hace tiempo con la posibilidad de que las enormes reservas económicas de Apple se podrían utilizar para hacerse con Disney. Las reservas en efectivo de Apple deben rondar los 250 000 millones de dólares, mientras que el valor de Disney, un grupo que incluye Marvel Studios, Lucasfilm y Pixar (en su día propiedad de Steve Jobs) asciende a unos 180 000 millones.

Si se produjera este acuerdo, Apple tendría de un plumazo acceso exclusivo a las películas y series de Lucasfilm, Marvel Studios, Disney Animation Studios, Pixar Animation Studios, Touchstone Pictures y los canales de televisión ABC y ESPN. Curiosamente, durante el keynote de Apple el 12 de septiembre, Spiderman de Marvel Studios y las transmisiones deportivas en vivo de ESPN tuvieron un papel muy importante en la presentación de la nueva Apple TV, que cuenta con 4K y HDR. ¿Os habéis dado cuenta de que Apple actualiza a 4K de forma gratuita a sus clientes fieles los vídeos que han ido adquiriendo? ¿O que la versión de 4K de una película, independientemente si está en HDR10 o Dolby Vision no tendrá un coste adicional con respecto a la versión normal en HD? Con estos caramelitos Apple se posiciona con vistas al futuro contra Netflix, Amazon y compañía.

Y el dispositivo perfecto para este nuevo enfoque orientado este tipo de contenidos es el iPhone X. De esta forma podría empezar de nuevo mi adicción a Apple, gracias a la actualización del principio Apple a la versión 2.0. Hay otra cosa que se me ocurre que puede volver a atraerme hacia el universo de Apple: ARKit. Hasta la fecha ningún fabricante ha conseguido implementar el tema realidad aumentada como Apple. Si no me creéis, comprobadlo vosotros mismos: 

Tras estas demos (o incluso puede que antes) ya he empezado a sentir el reclamo, pero hasta que salga a la venta a principios de noviembre todavía tengo tiempo de pensarme si me vuelvo a meter a fondo en el universo de Apple o no.

32 veces compartido

3 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:

  • Parece mentira es de los pocos foros que no se habla de la nueva función del iphone 8 y eso que en androidpit son ultrafans de apple, no se comenta en este foro que la bateria se hincha cuando esta caliente la bateria abriendose el pegamento de la pantalla y separandola del "movil" jajaja se aproxima un batterygate


  • Apple ya no destaca en nada, son mas de lo mismo, salvo que tienen millones de zombies tras sus productos.

    En hardware hace muchisimo tiempo que quedaron y en software hace unos 3 o 4 años.

    Si, tienen un sistema muy fluido y bien pulido y adaptado a el hardware para lograr una muy buena experiencia, cosa que algunos fabricantes de android no hacen.

    Apple hace unos años solo copia funciones y las renombra para lucirsela.


  • jajajaja, 2017: Año en que Apple se queda sin ideas propias y da un giro a la historia, esos galaxy S que copiaban al iphone 3gs ahora están en viceversa, y es cierto, aquí todos se copian, pero es irónico que esté pasando esto. La clave para la manzana hubiera sido llegar antes (primero) con el iphone X, quizás y más mérito hubieran tenido.

    Yo creo que si hay un peor mal momento para volver a Apple es este, aunque hay opciones como el iphone 7+ que hasta están mejor que las actuales.

Nuestro sitio utiliza cookies para garantizar una mejor experiencia de navegación. Más información