Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Opinión 4 min para leer 1 comentario

¿Ángel o demonio? Las dos caras de la inteligencia artificial

Para la humanidad, la inteligencia artificial es más importante que la invención de la electricidad o el dominio del fuego. Esto no lo digo yo, sino Sundar Pichai de Google y muchos expertos más en todo el mundo. Pero, ¿dónde terminan las oportunidades y dónde empiezan los riesgos de la nueva tecnología? En este artículo, nos dedicamos a ver las dos caras de la IA.

La inteligencia artificial puede salvar vidas

Las máquinas nos están quitando el trabajo... ¡Por fin! Una frase que leí hace años en un cartel. Mientras más inteligentes se vuelven, más trabajo pueden hacer las máquinas por nosotros. Esto puede verse como una amenaza, ya que una máquina puede llegar a hacer nuestro trabajo por completo. Pero al mismo tiempo surgen tantas oportunidades, que casi todos los expertos de renombre opinan que las ventajas que surgirán en el proceso podrán ser utilizadas por toda la sociedad.

Pero la IA puede hacer más que eso. Puede hasta salvar vidas, como indica Microsoft con su nuevo proyecto de 40 millones de dólares y un plazo de cinco años, llamado AI for Humanitarian Action. Sirviéndose de métodos asistidos por la IA, el proyecto ayudaría a prevenir catástrofes y situaciones de riesgo, mejorar la educación y atención médica de niños, así como la situación de refugiados, hasta un nuevo nivel. La inteligencia artificial puede utilizarse hasta para ayudar a proteger los derechos humanos, defender al público de manipulaciones de armas y noticias falsas y ayudar en cirugías de alta complejidad para las que un médico necesitaría décadas de experiencia.

Eso no es todo: la inteligencia artificial puede demostrar su valía hasta en las cosas más ínfimas. Por ejemplo, permite que hagamos mejores fotos con nuestros móviles. Aporta un nuevo nivel de entretenimiento con nuevas experiencias multimedia y pone a las personas en contacto gracias a traducciones en tiempo real de diferentes idiomas. Puede mejorar la eficiencia energética de nuestros dispositivos. Todos estos pequeños y grandes argumentos indican que la IA realmente puede convertirse en la evolución revolucionaria que mejorar nuestras vidas.

¿Quedará el control en manos del ser humano?

Donde hay oportunidades y potencial para la buena voluntad, pueden surgir riesgos. En este caso, la posibilidad de que la inteligencia artificial se implemente en tecnología militar. Una causa de preocupación, y con razón. Si se echa un vistazo a la historia de la humanidad, sería toda una novedad que una tecnología importante no se use para fines bélicos. Ciertamente, la creación de armas autónomas basadas en el uso de big data e inteligencia artificial podría ser catastrófica, como muestra una iniciativa contra este posible desarrollo en un vídeo distópico.

Sin embargo, no hay que ir tan lejos para observar los efectos negativos de la inteligencia artificial. Ya en la actualidad, instituciones estatales de carácter represivo utilizan estos métodos para vigilar y acosar a la población. Y también es discutible que empresas privadas como Google se atrevan a establecer el marco de condiciones para el desarrollo de la IA.

Pero la integración de la inteligencia artificial en diversos ámbitos puede no ser mortal, sino simplemente molesta. Por ejemplo, una configuración más exacta de la publicidad de acuerdo con el usuario, un márketing aún más preciso, menos escondrijos para la vida diaria debido a la automatización y al reconocimiento facial. Innovaciones que no son malas de por sí, pero limitan las libertades individuales. La inteligencia artificial debería tener el efecto contrario, hacernos más libres y no más esclavos.

¿Qué opináis? En el desarrollo actual de la inteligencia artificial, ¿hay más oportunidades o riesgos? ¿Nos beneficia más de lo que nos perjudica, o es más bien al contrario?

1 comentario

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

  • Yo veo aquí dos aspectos importantes, el miedo al cambio que no pone en contra de toda evolución y la finalidad con la que se utilizará la herramienta. El trabajo de las personas se ha ido haciendo cada vez más agradable, fácil y ha ido disminuyendo en horas gracias a la revolución industrial, también pensábamos que las máquinas nos dejarían sin trabajo. Si embargo, ahora vivimos mucho mejor que hace 100 años y la sociedad se irá amoldando a los nuevos cambios igual que lo ha hecho durante la existencia de la humanidad. Busquemos como amoldarnos a la nueva realidad, no a luchar contra ella. Respecto a la finalidad de la herramienta, un cuchillo tiene muchos y variados usos. Saludos.

Artículos recomendados