Usamos cookies para mejorar la experiencia de usario en nuestro sitio web. Puedes encontrar más información sobre las cookies y revocar el uso de las mismas en cualquier momento a través del siguiente link: Política de privacidad.

Opinión 6 min para leer 2 Comentarios

¿Nuevos tiempos para Netflix y compañía? La guerra de la TV online está servida

Antes era la caja tonta lo que nos tenía atrapados horas y horas frente a ella, ahora la pantalla ha cambiado de forma pero seguimos hipnotizados en su presencia. Antes teníamos que prepararnos ante ella a la hora que nos dijeran para disfrutarla, ahora podemos hacerlo cómo, cuándo y dónde nos dé la gana. Antes era la televisión, ahora se llama streaming o VOD (video on demand). O lo que es lo mismo Netflix, Amazon, HBO y compañía. Pero se avecinan cambios en el reinado. Nuevos actores entran en juego. ¡Es la guerra de la televisión online!

La televisión como la conocíamos ha cambiado para siempre. Esto no es nada nuevo. Hace tiempo que la dictadura de los horarios se terminó y en nuestros días la libertad que tenemos como usuarios prima sobre las decisiones de las grandes cadenas que solían controlar nuestras vidas. Sí, algo triste pero así era.

Ahora nuestras vidas siguen, en cierto modo, controladas por los reyes del streaming que nos mantienen en vilo como súbditos esperando nuevos contenidos con los que satisfacer nuestras ansias de series, películas y documentales. Nuestras ansias de matar el tiempo delante de la caja tonta. Otra vez. Eso y rebuscando entre la casi interminable oferta que proponen. Porque, ¿cuántos de vosotros no habéis desistido después de tiraros un buen rato mirando y mirando para encontrar algo que ver? ¡Que levante la mano quién no haya apagado Netflix más de una vez sin ver nada! Pero este es otro tema...

stream hero
La caja tonta ahora es un smartphone, una tablet o la pantalla de tu ordenador. / © AndroidPIT

Netflix o cómo cambiar las reglas del juego para siempre

Sin duda alguna, la plataforma reina es Netflix y desde que esta antigua cadena de cable americana decidió en 2014 dar el salto para convertirse en una aplicación y ofrecer contenidos exclusivos en streaming, el mercado está patas arriba. Fácil, cómodo y barato. Por menos de 10 euros al mes tienes en tu casa un amplio catálogo de títulos de todos los colores y sabores y para todos los gustos.

¿Pero qué va a pasar ahora que a Netflix se le acaba el "chollo" Disney? Como ya sabéis el gigante americano va a abrir su propia plataforma en 2019 y todos los contenidos que ahora están disponibles en Netflix, gracias al acuerdo entre las dos compañías, dejarán de estarlo para volver al lugar donde pertenecen. Totalmente lógico, por otra parte. Y es que viendo las cifras que Netflix maneja (acaban de alcanzar los 137 millones de usuarios, ahí es nada, y sus beneficios en lo que va de año han superado todas las expectativas) uno tendría que ser muy tonto si no quisiera aprovecharse y sacar partido de sus propios retoños. El catálogo de Disney no tiene fin, y más ahora que tienen Marvel, Lucasfilm (sí, la franquicia millonaria Star Wars y derivados) y Pixar, y que la adquisición de 21st Century Fox está prácticamente cerrada.

netflix logo upscale
Netflix crea adicción.  / © Netflix

¿Se acabarán los días dorados del reinado de Netflix? Pues os voy a responder con otra pregunta. ¿Se han terminado para siempre los días dorados de la televisión "convencional"? Está claro que las reglas del juego han cambiado, pero también está claro que, de momento, no hay "cadáveres" sobre la mesa.

Adaptarse o morir: la guerra es cuestión de estrategia

Igual que la televisión ha tenido que adaptarse, así tendrán que hacer Netflix y compañía (no es que me olvide de los otros, pero es que Netflix es mucho Netflix). En el mundo de la televisión convencional, de donde por cierto vengo y que conozco desde dentro tras casi 10 años trabajando en ella, ya se oían voces alarmantes allá por 2009 de que todo iba a cambiar. Y cambió. Y las webs de las principales cadenas comenzaron a ofrecer contenidos VOD para que los usuarios  los disfrutaran a su antojo. Y la tele tuvo que adaptarse. Y ahí sigue ella vivita y coleando, cambiada sí, pero todavía en plena forma. Es más, muchos de los contenidos que no se pueden disfrutar en Netflix simultáneamente en todo el mundo, son emitidos en las distintas cadenas de televisión a lo largo del globo. Y muchos son producidos por las propias cadenas y luego van a parar al “pago”.

Y es que al final todo es eso. Comprar y vender derechos. Una vez se han terminado los derechos para una cadena concreta de un país determinado ahí está Netflix para estrenarlo en otro territorio.

Luego están las alianzas. Y con ellas las dichosas rupturas, como en todo. Y las nuevas uniones tácticas. Dentro de muy poco tendremos más piezas sobre el tablero. Disney, y quién sabe cuántos más próximamente (se oyen ecos que hablan de Sony Pictures), sacará su arsenal el año que viene y montará filas frente a Netflix, HBO, Amazon Prime Video, Hulu... ¿Y entonces qué? Lo más obvio es decir que la oferta de Netflix, en este caso, se verá reducida significativamente y que le hará falta algo más que producción propia para seguir llevando la corona.

¿Quién ganará la batalla?

De momento, ya acaban de anunciar que Netflix ha  pedido 2 billones de dólares para invertir en contenido original. Y no solo por la cuota que obliga a los servicios streaming a producir un 30% de contenido europeo, la guerra también obliga. Hay que sacar todas las armas y empezar a producir como locos para que el catálogo no se quede escuálido. Y, sinceramente, esto son buenas noticias. Para todos. Por si acaso hiciera falta os recuerdo que algunas de las mejores series de nuestro tiempo se han producido por estas grandes plataformas y para su uso y disfrute en streaming: Juego de Tronos (HBO), El cuento de la criada (Hulu), Transparent (Amazon Prime Vídeo), The Crown (Netflix), Stranger Things (Netflix)... y son solo algunos de los nombres. Este año, HBO y Netflix obtuvieron un total de 23 Emmy cada una. Casi nada... Algunas de ellas se han vendido a la tele, otras solo se pueden ver en las plataformas que las vieron nacer.

Y quizá también todo esto repercuta para bien en las  productoras independientes o más pequeñas que podrán llegar al gran público de una vez por todas...

Y como en todas las guerras, habrá vencedores y vencidos (no quiero ni pensar en el futuro del cine, sí de ese de las salas de toda la vida). Pero en este caso creo que los usuarios saldremos más victoriosos. Al final, probablemente perdamos un poco de dinero (por el tema de pagar más plataformas, quien algo quiere algo le cuesta y si no miremos el caso del fútbol) pero ganaremos en contenidos y opciones. Sobre todo en calidad. ¡No hay mal que por bien no venga! Y siempre se puede elegir, eso sí. ¿Que no quieres pagar? Ya sabes lo que tienes que hacer, acude a la televisión habitual. Después de todo, puede que no sea tan tonta... ,-)

Fuente: The Verge, Engadget

2 Comentarios

Escribir un nuevo comentario:
Los cambios realizados se guardarán. No hay borradores guardados durante su edición

Artículos recomendados